En el marco del Día Mundial del Suelo que se celebra cada 5 de diciembre, en la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNJu se realizaron diversas actividades de difusión y concientización sobre el cuidado y la conservación del suelo. El evento tuvo lugar en el Salón Hansen de la unidad académica de 10 a 12 horas. 

Durante la jornada se llevo a cabo una charla sobre la importancia de conocer para valorar los suelos de Jujuy a cargo del Ing. Agr. Carlos Gregorio Torres.

También se presentó el libro “Lumbricus y Xenylla Encuentran la Fuente de la Vida”.

Finalmente, se entregó el premio al logo ganador de la cátedra de Manejo del Suelo y Riego de la FCA-UNJu.

En este sentido, las ingenieras Gabriela Fernández y Laura Diez, docentes de la cátedra Manejo de Suelo y Riego en la Facultad de Ciencias Agrarias -UNJu, se refirieron a la importancia de la concientización sobre el cuidado del suelo y acerca de las actividades que se realizaron hoy martes en el salón principal de la unidad académica. 

“Al suelo se lo ve como algo inanimado pero en realidad tiene vida y es un recurso no renovable” dijo Fernández. 

Para conmemorar la fecha, la docente señaló que este año el lema es “El Agua y El Suelo como fuente de vida”. Por ese motivo, es que se desarrollo una actividad de concientización en el salón Hansen de Agrarias con el objetivo “de concientizar sobre la importancia del suelo”. 

La ingeniera instó a los productores y aquellas personas que viven de los cultivos a ser más respetuosos con el suelo para evitar la “degradación” del mismo. 

Por su parte, la ingeniera Diez contó que se realizaron diversas actividades para sumarse a la celebración mundial por el Día del Suelo. “Desde la cátedra junto al colegio de Ingenieros Agrónomos y el INTA de Perico hemos organizado una jornada para reflexionar, concientizar sobre el cuidado del suelo”, detalló. 

Asimismo, explicó que hoy se presentó un libro destinado a los niños llamado “Lumbricus y Xenylla Encuentran la Fuente de la Vida”. La obra infantil fue escrita por Fernández y Diez en colaboración con profesionales de la UNJu y la UBA. 

Luego el Ing. Agr. Carlos Torres brindó una charla sobre “la importancia de la morfología de los suelos de jujuy, resaltando todo lo que son las funciones ecológicas, como la reserva de la biodiversidad, aportes de microorganismos para los medicamentos, el suelo como reservorio de nuestra cultura, reservorio de agua y sobre todo para producir alimentos”. 

 “Es importante conocer los tipos de suelos para cuidarlos y valorarlos”.

Para finalizar se realizó un concurso para tener nuestro logo y lo ganó Jonatan Romero, estudiante de esta unidad académica”.

Origen de la fecha:  

El Día Mundial del Suelo se celebra anualmente cada 5 de diciembre desde 2014, año en el que la ONU designó esta fecha a propuesta de la FAO un año atrás. Se decidió el 5 de diciembre porque coincidía con el cumpleaños del Rey de Tailandia Bhumibol Adulyadej, monarca fallecido en 2016 y uno de los grandes promotores de esta idea.

Según las Naciones Unidas, sus orígenes se remontan a 2002 gracias al impulso de la Unión Internacional de Ciencias del Suelo (IUSS), la cual propuso este evento en el marco de la Alianza Mundial por el Suelo, un foro colaborativo surgido ante la necesidad de compartir experiencias sostenibles para recuperar un suelo que pensábamos era un recurso infinito.

Curiosidades: 

  • El 95% de nuestros alimentos provienen del suelo.
  • Un metro cúbico de suelo sano puede retener más de 250 litros de agua.
  • Las prácticas inadecuadas de gestión del suelo y el agua afectan a la erosión, la biodiversidad y la fertilidad del suelo, además de la calidad y cantidad del agua.
  • Los suelos sanos, enriquecidos con materia orgánica, desempeñan un papel crucial en la regulación de la retención y disponibilidad de agua.

Para Greenpeace, el suelo, además de alimentarnos, es el hábitat de miles de plantas y numerosas especies animales. Su conservación ofrece muchos beneficios al medio ambiente y a la vida humana, sin embargo, la industria agroalimentaria, la falta de protección gubernamental y las consecuencias del cambio climático, lo amenazan. 

¿Qué pasa cuándo no protegemos el suelo?

Los microorganismos del suelo transforman los compuestos orgánicos e inorgánicos y liberan nutrientes de manera tal que las plantas pueden absorberlos. Estas transformaciones también son vitales para la filtración, la degradación y la inmovilización de los contaminantes en el agua y el suelo. Además, la diversidad de los suelos contribuye a mejorar el control, la prevención y la eliminación de plagas y patógenos, según datos de las Naciones Unidas. 

De acuerdo con diferentes estudios realizados por la FAO, la ONU, la Semarnat y otros organismos, éstas son las consecuencias cuando los suelos han sido sobreexplotado y no ha sido manejado con responsabilidad: 

  • Crece la inseguridad alimentaria, que es una situación en la que las personas carecen de acceso seguro a una cantidad de alimentos suficientes para su desarrollo.
  • La productividad y los ingresos de la agricultura disminuyen.
  • La migración hacia áreas urbanas se incrementa.
  • La pobreza rural se exacerba.
  • Se violan los derechos de toda la población, pero específicamente de las comunidades indígenas, a vivir en un ambiente sano. 
  • Se pierde el equilibrio de los ecosistemas.
  • Se agrava el calentamiento global y la desertificación (degradación de la tierra en las zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas).
  • Se afecta la calidad del agua y el aire.
  • La productividad de la tierra podría verse gravemente alterada.