Lic. Psicopedagogía María Belén Cejas. En diálogo con UNJu radio nos comentó acerca de la importancia de los hábitos de estudio y la educación emocional.

Las dificultades en el aprendizaje pueden aparecer en cualquier edad, ya sean en niños jóvenes o adultos. La diferencia está en que momento se tratan estas dificultades , siempre que se trate en una edad más temprana va ser mucho más beneficioso.

En tanto a los hábitos de estudio explicó  : “ Cuando hablamos de hábitos hablamos de una práctica, de una conducta, de una rutina, este hábito de estudio tiene que empezar  desde pequeños, desde la escuela primaria. Desde chico se entiende lo que es una rutina, que desde chicos tengan el estudio como un hábito, desde pequeño que puedan reconocer cuales son sus materiales de estudio, que tienen un lugar para estudiar que debe ser un lugar tranquilo y  bien  iluminado. El estudio se debe volver algo de la vida cotidiana. Involucrar el estudio en los momentos que se pueda. En la etapa de secundaria, la clave es la organización y planificación, porque tienen más contenido, necesitan más tiempo para estudiar, ser más organizados, usar calendarios y hacer las cosas con planificación”. 

Día a día el internet toma mayor presencia en la vida de todos,  aún más  en jóvenes y niños sobre esto explicó: “ El internet tiene que ver con los usos y con los límites. La exposición a la pantalla desde temprana edad, no es lo más beneficioso para los niños, lo recomendable sería después de los cinco años. Pero no sobre exponerlos a la pantalla, primero por los riesgos que hay sobre el contenido, además que no favorece a la motricidad, la motricidad fina que es lo que va hacer que el niño después pueda escribir bien, prolijo y en orden. Es importante poder hacer un buen uso y un uso limitado de las tecnologías”. 

Por último destacó: “Me parece clave que la educación emocional se instale en las escuelas, que se le de mayor importancia a lo que es la educación emocional. En cualquier etapa ya sea primaria, secundaria o universitaria van aprender siempre cuando estén en las condiciones emocionales adecuadas y la persona aprende de alguien que tiene confianza. 

Involucrar las emociones en lo que es el aprendizaje, trabajar con el otro, compartir, ser empático, tener en cuenta que cada uno tiene sus tiempos, sus ritmos de aprendizaje y que cada uno tiene su particularidad para aprender” . 

  

Comparte:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí