En conferencia de prensa el Gobernador Gerardo Morales anunció ayer que el monto que se pagará a los empleados de la administración publica será de $50.000, en tres cuotas.

Inmediatamente referentes gremiales opinaron sobre el monto del bono y solicitaron que se reanude de forma urgente la negociación salarial para evitar que el sueldo de los trabajadores vuelva a perder ante la inflación en el 2022.

El 29 de noviembre y con la firma de varios representantes sindicales de la provincia,
se presentó un petitorio en mesa de entrada de la Casa de Gobierno exigiendo al gobernador Gerardo Morales y a los Ministros de Trabajo, de Hacienda y de Gobierno “una convocatoria urgente a paritarias en forma conjunta convocando a todos los sindicatos”.

La solicitud por escrito se fundamenta en la perdida del poder adquisitivo de los trabajadores estatales ante la inflación. Solicitaron aumentos salariales en los meses de diciembre, enero y febrero 2023. “La inflación continuará socavando el valor de nuestros salarios” puntualizaron.

En este sentido, una de las firmantes del petitorio, Susana Ustarez, Secretaria general de la Asociación del Personal de los Organismos de Control (APOC) y tras conocer el monto del bono, dijo en UNJuRadio que es insuficiente, además exigió al gobierno que convoque a los gremios estatales de forma conjunta y presencial a negociar salarios.

Ustarez calificó al bono otorgado por el gobierno de la provincia como “una afrenta más a  los trabajadores, dada la forma de pago y el monto”.

Para la contadora pagar el bono en tres cuotas significa que “termina licuado por la inflación”. Agregó que el pago del mes de febrero “estará entre el 10% o 15% deteriorada, y la de abril alrededor del 30%”.

Ustarez lamentó que el gobierno no consultará con los gremios el monto y la modalidad de pago del bono. “No se conversó ni analizó con ningún sindicato” remarcó la referente gremial y tildó a la medida como “una imposición inconsulta e insuficiente diseñada unilateralmente por gobernador y su Ministro”.

También se encargó de alertar que “el monto del bono es un monto fijo pagado en negro y por única vez. Una vez dilatado este proceso vamos a volver a tener el sueldo de noviembre”.

La contadora Ustarez afirmó que “los salarios tuvieron un 80% de aumento acumulado en lo que va del año contra el 100% de la inflación. Esto significa un deterioro del 20%” en los sueldos de los trabajadores.

Además advirtió que sin aumentos de salarios en enero, febrero y marzo, “los trabajadores quedaremos pulverizados en un 30 o 35% hasta las paritarias de marzo”.

La Secretaria de APOC señaló que junto a otros gremios presentaron un petitorio donde se le pide al gobierno que los convoque a una mesa de dialogo salarial. “Tanto el gobernador como el ministro tenían en mano este petitorio al momento del anuncio” indicó.

Finalmente, Susana Ustarez cree que el petitorio presentado por los gremios estatales pudo “haber molestado al gobernador”.

Ayer una periodista le pregunto al gobernador de la provincia sobre la disconformidad que existe en los gremios estatales por la falta de convocatoria a las paritarias, especialmente hizo alusión a las declaraciones de la referente de APOC que en reiteradas oportunidades denuncio que el aumento salarial que ofrece el gobierno esta por debajo de la inflación. 

La respuesta del gobernador fue que “Susana Ustarez esta lejos de la realidad y debería poner los pies sobre la tierra”. 

En ese sentido. la titular de APOC sostuvo que la respuesta de Gerardo Morales “fue desviar el tema hacia mi persona, trasluciendo la posición que tiene el gobierno respecto de la clase trabajadora”. “El reclamo es justo, queremos recuperar la capacidad de compra”, concluyó. 

 

 

 

 

Comparte: