Este jueves se presentará el 1° Informe Anual de la Situación de la Soberanía Alimentaria en Argentina, en la Facultad  de Medicina de la Universidad de Buenos Aires.

El documento, generado por la Red de Cátedras Libres de Soberanía Alimentaria, de la que forma parte la Universidad Nacional de Jujuy, a través de la Facultad de Ciencias Agrarias, presentará la situación actual de la soberanía alimentaria en el país, de manera de tener una mirada inicial para poder pensar acciones a futuro.

La Soberanía Alimentaria implica un derecho, el derecho de cada comunidad a definir sus propias políticas alimentarias, basadas en que las formas de producción, distribución, comercialización y consumo de los alimentos deben priorizar el bien común y no la maximización de rentas.

La Ing. Antonela Geronazzo, docente de la Facultad de Ciencias Agrarias y Coordinadora de la Cátedra libre de Soberanía Alimentaria, se refirió a esta presentación y explicó que el informe “es un trabajo conjunto, desde distintas disciplinas, que se realizó con el apoyo de la Fundación Heinrich Böll”.

“La soberanía alimentaria busca proponer un cambio en los sistemas agroalimentarios y abordarlo tienen muchas dimensiones”, señaló, por este motivo, “para poder generar acciones concretas, necesitábamos tener un informe sobre la situación actual de la soberanía alimentaria en Argentina”.

El informe, que recopila información existente y suma los trabajos de campo, encuestas y reuniones realizados en todo el país por la Red de Cátedras Libres, es “un panorama inicial que va a permitir conocer la situación y trabajar desde allí”.

“Aunque la Argentina es un país diverso, las problemáticas que surgen son muy similares: tenencia de la tierra, uso de los recursos, la necesidad de implementación de políticas públicas, aspectos de comercialización de los alimentos, el sistema de producción, y la necesidad de que los cambios estén apoyados, no sólo por el Estado, sino también por todas las instituciones de la sociedad”, concluyó.

En la Argentina, la producción de alimentos está orientada hacia la maximización del agronegocio. Sus características son la concentración de la tierra, el desmonte, el monocultivo, las semillas transgénicas, y la utilización masiva de agrotóxicos. Las consecuencias negativas de este modelo en la alimentación, afecta la salud y el ambiente.

La Soberanía alimentaria propone modos de vida, de producción y de consumo que no sean arrasadores y extractivistas. Reclama también el derecho a conocer el origen de lo que comemos y a acceder a alimentos de calidad a un precio razonable, relacionado con los costos de producción y no con la cotización internacional.

También considera que las formas sustentables y estratégicas de producción no pueden atentar contra la ecología, el ambiente, ni los modos de vida de las comunidades.

La actividad podrá seguirse en el siguiente enlace Presentación Informe

Además las personas interesadas en participar pueden inscribirse en este link.

Comparte: