Ernesto Pico, periodista, investigador y autor del libro “Crónicas del Litio” habló con UNJuRadio sobre el proceso de investigación que realizó en torno a la minería del litio, su impacto social, económico, político, ambiental y geopolítico, que finalizó con la publicación del libro “Crónicas del Litio”.

Pico indicó que “en el norte de Argentina estaban pasando cosas que tenían que ver con el futuro del mundo, la explotación del litio, que es objeto de disputa mundial” y esto fue lo que lo impulsó a estudiar los procesos sociales, ambientales y económicos detrás de esta actividad.

En tal sentido el autor señaló que “la extracción de litio debe ser entendido como un proceso histórico relacionado con el futuro del mundo” ya que el mineral “aparentemente viene a ser una alternativa al uso de combustibles fósiles”.

Respecto a las provincias analizadas de nuestro país Pico reflexionó “Jujuy, Salta y Catamarca eran provincias consideradas periféricas, pero la presencia de litio en su territorio las puso en un lugar estratégico”.

En el libro “Crónicas del Litio” el autor analiza la minería en las provincias de Jujuy, Salta, Catamarca, sur de Bolivia y norte de Chile y lo llamó “triangulo del litio” y así poder “dar un contexto y marco histórico a la actividad y su impacto social”.

Según el autor, la investigación de su libro inició en pandemia, dónde mediado por entornos virtuales realizó entrevistas y lecturas para conocer la temática, luego informó que entre el 2021 e inicios del 2022 realizó viajes y visitas a los lugares estudiados, con el objetivo de conocer las perspectivas y pensamientos de los actores involucrados con la explotación de litio.

“Viajé a dialogar con cuatro grupos que proporcionaron a mi investigación su visión y vivencias en torno a litio: políticos, comunidades originarias, científicos y científicas y empresas” agregó.

En tal sentido el investigador informó que delimitó esos cuatro grupos para analizarlos debido a que “los políticos son los encargados de gestionar los recursos naturales, fauna y flora del territorio, las comunidades originarias son quienes habitan el suelo donde se pretende realizar o se realiza la actividad, los investigadores se encargan de ver el impacto ambiental y las formas de utilización del mineral y por último las empresas, quienes son las grandes beneficiarias del extractivismo” argumentó.

En su investigación Pico destacó que “existen comunidades que resisten y no permiten la entrada de empresas a realizar tareas explorativas, cómo las de Salinas Grandes y Laguna de Guayatayoc que hace diez años están en lucha. Otro ejemplo es Bolivia donde el rechazo fue total, hasta que en 2014 las exploraciones comenzaron por parte de empresas estatales”.

Asimismo, señaló que existen otros pueblos “más amigables, como los de Susques o del Salar de Olaroz, que permitieron la entrada de empresas extranjeras, a cambio de infraestructura o mejoras para los pobladores”.

Respecto a las empresas que realizan la actividad señaló “son empresas extranjeras provenientes de China, Estados Unidos y son las grandes beneficiarias de la minería del litio”.

Sobre el impacto ambiental informó “la extracción del litio es una minería al agua, es decir se bombean millones de litros de agua por dia debajo de la superficie de los salares, eso se lleva a piletones donde el agua se evapora y quedan los sedimentos, que son procesados y de allí extraen carbonato de litio y otros derivados” y añadió “el agua utilizada en gran parte se evapora y otra parte se devuelve, es aquí donde radica la controversia respecto al uso del agua y el impacto ambiental”.

Finalmente, respecto a la minería al agua del litio comentó que “en Antofagasta, Catamarca se han secado lagunas y se evidencia un impacto ambiental importante, también en Chile hay estudios de afección a la fauna autóctona de flamencos, la flora y el suelo” y expresó que aún no existen estudios científicos independientes de impacto ambiental a largo plazo “pero ya se conocen casos de impacto ambiental negativo en el corto plazo“.

A modo de cierre señaló que “el conflicto en torno al litio debe ser pensando de manera multidimensional, en lo social, lo político, lo ambiental, en lo geopolítico y lo económico”.

Comparte: