Este sábado 2 de julio a partir de las 10 horas será la ceremonia de beatificación de Pedro Ortíz de Zárate, en el Parque de la Familia de la ciudad de Orán (Salta) dado que fue ese el lugar donde fue martirizado por nativos de la zona junto a Juan Antonio Solinas, sacerdote profeso de la Compañía de Jesús, y a 18 personas más. La misma contará con la presencia de autoridades religiosas y civiles de Salta y Jujuy.

Y en Jujuy el domingo 3 de julio, se celebrará una misa de Acción de Gracias en el atrio de la Catedral a las 17 horas por la Beatificación de “Los Mártires de Zenta”. Estará presente el Obispo César Daniel Fernández y otras autoridades eclesiásticas. Además se dejará inaugurado un altar en la iglesia Catedral dedicado a Don Pedro Ortiz de Zárate y se bendecirá una imagen suya.

José María Arancibia obispo de Mendoza llegó a Jujuy para participar de lo que va ser la beatificación del sacerdote jujeño Pedro Ortiz de Zárate y sus compañeros mártires, conocidos como los “Mártires del Zenta”.

(José María Arancibia, Obispo de Mendoza)

Al respecto el obispo mendocino comentó que fue el encargado de redactar un documento con todos los datos recogidos que se lo denomina “positio” y llevar la propuesta al Papa  “a mí me tocó preparar el libro por el cual se presenta en Roma la documentación, los testimonios y la historia de aquel hecho de 1683 que en esta tierra quedó no solamente documentado sino también grabado en el cariño del pueblo que sabía el propósito misionero de Pedro Ortíz de Zárate de entrar al chaco Gualampa para ofrecer el evangelio y la paz, para que hubiera mejor concordia y mejor relación de los pueblos originarios entre si y también con los españoles”.

En relación al libro y a como se llega a la beatificación contó “presenté este libro en el Vaticano hace casi 3 años, un libro que es estudiado por un grupo de historiadores, teólogos y luego por un grupo de obispos que son los que finalmente le dicen al Papa esto está bien documentado, esta suficientemente probado, el pueblo conoce y quiere este hecho entonces puede ser reconocido como mártir Pedro Ortiz de Zarate, el padre Solinas y los 18 laicos cuyos nombres no conocemos lamentablemente, registraron nada más que el de un cacique llamado Jacinto, es el único nombre que conocemos y que fue escrito” .

Al consultarle cómo llego a conocer la historia de el Mártir jujeño dijo “llegué a conocerla a través de los estudios que hizo Orán, fue Orán que trabajó primero durante varios años impulsados por los obispos y los sacerdotes del lugar y prepararon una documentación, a mí me tocó recoger esa documentación, completarla y ordenarla en forma de un libro con índices, fotografías y mapas para que pudiera ser conocido el hecho al estilo que la santa sede suele pedir, para que se haga una cosa bien seria y profunda”.

Por último, reconoció que “es una alegría y un gozo grande haber preparado esta documentación para que finalmente después de esta instancia de estudio el papa pudiera decir decreto o mando que se realice la beatificación que es lo que vamos a tener este de 2 de julio”.

Vale recordar que la ceremonia de beatificación de los “Mártires del Zenta” estará presidida por el cardenal Marcello Semeraro quien es el prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, en este sentido sostuvo “la ceremonia es una misa con participación del pueblo, con la alegría de dar gracias a Dios, donde se hace una declaración, el cardenal prefecto Marcelo Semeraro es que al comenzar la misa manda que se recuerde la historia brevemente dicha y entonces declara en el nombre del papa que hay suficiente interés, fama de santidad y datos para declararlos beatos como mártires habiendo dado la vida por el evangelio”.

El sacerdote jujeño Pedro Ortíz de Zarate nació en San salvador de Jujuy en 1622 y murió el 27 de octubre de 1683 en el Valle de Zenta (Salta), pero sus restos fueron trasladados a la Iglesia Catedral de San Salvador de Jujuy.

El 27 de octubre de 1683, los sacerdotes Pedro Ortiz de Zárate y Juan Antonio Solinas, cumplían una misión evangelizadora cuando fueron asesinados, junto con otras 18 personas, por los “infieles del Chaco”. Por el martirio sufrido, el 13 de octubre de 2021, el Papa Francisco autorizó la beatificación de los sacerdotes conocidos como “los Mártires del Zenta”.

Pedro Ortiz de Zárate provenía de una familia de conquistadores, poseedora de varias encomiendas en la región, llevó una vida de profunda religiosidad. Estudió en el seminario de Córdoba, fue ordenado sacerdote en 1675 y como religioso se dedicó a la evangelización de los indígenas del Chaco, junto con los misioneros jesuitas que desempeñaron sus labores en este lugar durante 24 años.

Don Pedro tuvo también una vida destacada defendiendo y ayudando a los Omahuacas, Chichas, Tilcaras y Ocloyas, aborígenes de las encomiendas que estaban a su cargo. Fue un gran conocedor de sus realidades y sus lenguas, afirma Monseñor Vergara.

Comparte: