Según un informe elaborado por la Sociedad Argentina de Pediatría, una de cada tres mujeres jóvenes padece de algún trastorno alimentario entre los que se destacan el atracón, la bulimia y la anorexia nerviosa.

Para referirse al tema la licenciada en Nutrición, Claudia Dagum, dialogó en UnjuRadio sobre el tema y expresó que ya no se puede circunscribir los trastornos alimentarios a los bulímicos, anoréxicos, anoréxicos y a los comedores compulsivos porque hoy existe un espectro muy amplio de trastornos y por eso es que la cifra es tan alta.

En este sentido afirmó que “en nuestro país el 92 por ciento de las mujeres tuvo o tiene en un momento de su vida algún tipo de trastorno alimentario”.

“Muchas veces se sale de estos estadíos sin ningún tratamiento o diagnóstico pero en algún momento cuando una hace un análisis de lo vivido se da cuenta de que hubo un trastorno” aseguró.

Al respecto manifestó que si bien puede haber disparadores de tipo social o el deseo de querer acceder a un cuerpo imposible”, “lo que permite que un trastorno alimentario se manifieste siempre tiene una base emocional”.

Por otra parte,  la profesional comentó que en nuestra provincia se viene trabajando desde hace 20 años con un grupo que se reúne semanalmente para hablar de estos temas y que “el mismo está integrado aproximadamente en un 85 por ciento por  mujeres”.

Sin embargo señaló que también hay casos de hombres que padecen trastornos alimentarios y que “cuando uno de ellos se hace presente por lo general se trata de un caso gravísimo” porque “como vivimos en una sociedad con un fundamento cien por ciento machista, a los varones no se les  permite estas cosas”.

“Los hombres también padecen el machismo” ya que “a ellos no se permiten padecer de ciertas patologías que arbitrariamente catalogamos como femeninas” subrayó.

Además, la profesional destacó la importancia de que estos trastornos sean detectados tempranamente e indicó que por lo general quienes se dan cuenta de que un adolescente necesita ayuda “son los familiares, los amigos, los profesores de educación física y los dentistas”.

Entre los signos que se deben tener en cuenta para saber si una persona padece de trastornos alimentarios se encuentra el discurso obsesivo con el tema de la comida y del peso.

También aparecen trastornos de conducta como, por ejemplo, los horarios del baño o el no querer ir de visita a otras casas para no usar otro baño.

“Estos indicadores tiene que servir para iniciar una charla y hablar del tema” estimó.

En cuanto a los tratamientos de estas patologías, la licenciada comentó que en nuestra provincia funciona un equipo en el Hospital “Néstor Sequeiros” que es una entidad pública y gratuita.

“Hemos conformado un muy buen equipo de atención porque esta no es una patología que tenga una sola causa” y requiere de un equipo interdisciplinario.

Se necesitan nutricionistas, psicólogos, psiquiatras, ginecólogos y médicos clínicos son necesarios para el tratamiento de estos trastornos.

Para nosotros es imprescindible la asistencia al Grupo Sol que funciona los viernes de 8 a 10 de la mañana”.

“Y a las 10 empieza el grupo de los Familiares del Sol al que puede asistir cualquier persona que se considere del grupo de afecto” detalló.

Para finalizar, la nutricionista consideró fundamental en el tratamiento contar con el  acompañamiento de todo el entorno afectivo del paciente y de un equipo integral que conduzca al paciente a superar su trastorno.

 

 

 

Comparte:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí