El Gobierno nacional anunció este jueves una batería de medidas económicas para dotar de mayor consistencia al programa económico entre las que se incluyen un DNU para modificar el presupuesto -prorrogado de 2021- para 2022, una recalibración de la política monetaria con suba de tasas de interés, y puesta en marcha de una segmentación de tarifas de energía y gas para reducir los subsidios.

Las mismas tienen el objetivo de reforzar el “crecimiento sostenible con generación de empleo y el fortalecimiento de las condiciones para reducir la inflación”.

El objetivo es reforzar el “crecimiento sostenible con generación de empleo y el fortalecimiento de las condiciones para reducir la inflación”, a la vez que la coordinación de las políticas fiscal y monetaria -por medio de los cambios en subsidios y de la tasa de interés- pretende “robustecer la acumulación de reservas internacionales”.

La meta del Gobierno es incentivar a los sectores exportadores a acelerar sus ventas al subir el costo de financiamiento, y fomentar la demanda de pesos por parte de los ahorristas, hoy atraídos a deshacerse rápidamente del dinero al comprar bienes durables o de distinto tipo ante el aumento sostenido de los precios.

Las nuevas medidas serán:

• La modificación del presupuesto -prorrogado de 2021- para 2022

• Una recalibración de la política monetaria con suba de tasas de interés

• La puesta en marcha de una segmentación de tarifas de energía y gas para reducir los subsidios.

Este jueves se modificó el presupuesto prorrogado y se realizó cambios en el nivel esperado de inflación (de 57,7% promedio para 2022) que permite al Gobierno hacer un nuevo cálculo de recursos y créditos de la Administración Pública Nacional (APN), como así también una determinación del déficit primario en base devengado.

En esa línea, se fijó un régimen de segmentación de subsidios para usuarios residenciales de energía eléctrica y gas natural – a través del Decreto 332/2022-, con el que se evaluará la capacidad de pago de los hogares a partir de sus condiciones socioeconómicas, con el fin de mejorar el impacto distributivo de la asignación.

En cuanto a la política monetaria, el Banco Central (BCRA) definió un aumento de 3 puntos porcentuales de la tasa de rendimiento de las Letras de Liquidez (Leliq) a 28 días de plazo, pasando de 49% a 52% nominal anual (TNA), mientras que los depósitos a plazo fijo para personas humanas será 53% TNA (+5 puntos porcentuales) para las imposiciones a 30 días y hasta 10 millones de pesos.

Cabe destacar que para el resto de los depósitos a plazo fijo del sector privado, la tasa mínima garantizada se fija en 50% TNA (+4 puntos porcentuales).Del mismo modo, se ajustaron a la alza las tasas de interés que cobran los bancos para préstamos a empresas y para consumo, como tarjetas de crédito y programas de compras en cuotas.

 

 

 

Comparte:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí