El Director de Zoonosis de la municipalidad de San Salvador de Jujuy, el veterinario Ricardo Hueda, en diálogo con UNJuRadio 92.9 se refirió a los ataques de perros de raza de pitbull a personas en las últimas semanas.

 

(veterinario Ricardo Hueda)

El profesional consideró necesario hacer buen uso de la correo para lograr una buena socialización del animal. La educación es un factor relevante para evitar problemas en la conducta del animal.

Días pasados se conoció la noticia sobre la muerte de un niño de dos años que fue atacado por el perro de la familia de raza pitbull en el barrio Mariano Moreno. También una madre y su hija fueron atacadas por canes de un vecino de la misma raza en barrio San Pedrito.

Preocupa a la población que estos hechos se están dando con mayor frecuencia y es por ello que volvió a resurgir la polémica sobre si existen o no las “razas peligrosas” y si es seguro tener una mascota de esta característica en el hogar.

Al respecto, Hueda expresó: “fundamentalmente además del amor debe desarrollarse la educación hacia el animal, tanto para con sus pares como para el resto de las personas que conviven a su alrededor”.

Sobre la tenencia responsable de mascotas y la castración explicó que además existen personas que lucran con la venta de cachorros con el propósito de crear animales cada vez más fuertes, domesticarlos y adaptarlos a la vida cotidiana de la ciudad, “no obstante los animales no deben permanecer en la calle, se trata de una negligencia por parte de los propietarios para no limpiar el interior de sus casas junto a sus necesidades”.

Respecto al ataque de perros pitbull a dos mujeres, comentó: “la intervención se lleva a cabo a partir de la denuncia en la policía ya que es necesaria esa herramienta legal para poder llevar al perro a Zoonosis y practicarle el control antirrábico correspondiente pero también hay que saber si el animal posee cuestiones de carácter que puedan ser utilizadas como herramientas para poder hablar con el propietario sin la necesaria intervención de cuidadores especiales”. En este contexto puntualizó que el animal no debe de estar encerrado entre cuatro paredes sino que debe de salir a un ambiente distinto al cual está acostumbrado ya que allí se lo puede educar.

En cuanto a los animales de gran porte, sostuvo: “el perro no ataca por sí mismo a excepción que sea provocado o que haya permanecido demasiado tiempo encerrado y no se le haya permitido el contacto con otra persona u animal. Es necesario un constante trabajo de correa entre el propietario y el animal que permita educarlo con el propósito de que se integre a una rutina diferente a la habitual”. El Dr. también resaltó que muchas veces atendió a este tipo de animales en donde el propietario constantemente lo gobierna a través de la correa para que el perro sepa que el dueño permite al Dr. maniobrar con él.

“Se trata de dialogar y no humanizar al animal. Hablar con él para que entienda que es parte de la rutina que lleva aprendida para no agredir ni atacar sino de sometimiento a su propio dueño” manifestó. Todos los animales que ingresan a Zoonosis son primeramente observados por 10 días para posteriormente ser castrados, resultando en ellos, una respuesta inferior en su carácter distinta a la que trajeron en un principio por influencia de las hormonas.

Respecto al Registro Municipal de perros de razas peligrosas explicó que no se puede interferir en la cantidad de tenencia de animales de este tipo, es por ello que se le explica al propietario sobre el correcto manejo y alimentación de los animales, concluyó.

Comparte: