Cada 14 de junio se celebra el Día Mundial del Donante de Sangre. Esta fecha se instauró para agradecer a los donantes voluntarios no remunerados y concientizar de la necesidad de hacer donaciones regulares para garantizar la calidad, seguridad y disponibilidad de sangre y sus productos.

Las transfusiones de sangre contribuyen a que pacientes con enfermedades potencialmente mortales vivan más tiempo con mejor calidad de vida y posibilitan la realización de intervenciones médicas y quirúrgicas complejas.

De este modo las transfusiones de sangre y sus productos ayudan a salvar millones de vidas al año en todo el mundo.

Así mismo, la sangre y los productos sanguíneos son esenciales para el tratamiento de mujeres que sufren hemorragias relacionadas con el embarazo y el parto.

También se emplean en el tratamiento de los niños que padecen anemias grave debido al paludismo y la desnutrición.

Su utilización es importante en pacientes con trastornos de la médula ósea, trastornos de la hemoglobina y enfermedades por inmunodeficiencia hereditarios; víctimas de traumatismos, emergencias, desastres y accidentes.

Es de suma importancia asegurar el acceso de sangre a todas las personas que requieran una transfusión. Para ello todos los países requieren donantes voluntarios de sangre no remunerados que donen sangre periódicamente.

Este año bajo el lema “Donar sangre es un acto de solidaridad. Sumate al esfuerzo y salva vidas” la campaña se enfoca en destacar la contribución esencial de los donantes de sangre para salvar vidas y fortalecer la solidaridad entre comunidades.

 

Comparte: