A pesar de los avances respecto a leyes que tienden a ampliar derechos y a incluir a todas las personas sin distinciones de ningún tipo y en respeto de los derechos humanos, en nuestro país, y en nuestra provincia, todavía resta avanzar en el cambio cultural.

Es el caso de las leyes de Cupo Laboral Trans y de todas aquellas leyes que durante tanto tiempo reivindicaron esta colectiva y toda la comunidad LGBT+.

La aplicación de estas normativas esta muy lejos de cumplirse y, por ello, Unju Radio dialogó con Delfina Vigabriel, referenta de la Fundación Damas de Hierro, para conocer la situación en la provincia.

En relación a la implementación del cupo laboral trans en Jujuy, la activista señaló que aún “seguimos esperando que se aplique en su totalidad en la provincia”.

“Hasta el momento solo una de las compañeras pudo ingresar a trabajar a través del cupo”, explicó.

En este sentido precisó que desde la Fundación presentaron un Proyecto de Ley de Cupo provincial, que busca adherir a la Ley Nacional de Promoción del Acceso al Empleo Formal para Personas Travestis, Transexuales y Transgénero, y que lleva el nombre de “Lourdes Ibarra”, reconocida activista trans de la provincia, quien falleció recientemente de una enfermedad que la aquejaba “tras vivir múltiples violencias en el sistema de salud”.

“Todavía estamos a la espera”, sostuvo y agregó que “varios diputados me hablaron para que rearmemos la Ley y que salga”.

Además detalló que son muchas las personas trans que actualmente viven en la provincia y que, al no poder acceder a un trabajo “deben optar por el trabajo sexual”, que en muchas ocasiones “nos pone en situaciones muy difíciles y algunas compañeras también terminan con problemas de adicción”.

Asimismo refirió que el destrato no solo se produce a la hora de conseguir un trabajo, sino que “muchas veces en los hospitales nos atienden mal, nos llaman con nombres de varón”, lo que ocasiona que muchas de estas mujeres trans decidan “no seguir acudiendo a los controles médicos”.

Esto es aún peor en el caso de las que deben mantener tratamientos hormonales o para vih que no deben interrumpirse.

Algo similar ocurre con aquellas que desean realizar un tratamiento de rehabilitación para superar la situación de consumo problemático en la que se encuentran pero no consiguen hacerlo “porque nos dicen que no tienen lugar para nosotras: no pueden ponernos ni con los hombres, ni con las mujeres”.

“Por todas estas situaciones que atravesamos la esperanza de vida de las mujeres trans sigue siendo de 36 años”, enfatizó y sostuvo que “es necesario un mayor involucramiento del Estado provincial para dar respuesta a todas estas problemáticas”.

Por último, la referenta comentó que desde la Fundación Damas de Hierro obtuvieron un subsidio nacional para poder poner en marcha una cooperativa textil que permita la inclusión laboral de estas mujeres, y que esperan que “pronto comience a funcionar”.

Comparte:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí