A partir de este viernes estará disponible la décimo primera edición de JUJUY científica, proyecto editorial de la Universidad Nacional de Jujuy, que trae un estudio en torno a la “Manka Fiesta”, una feria/fiesta que se desarrolla todos los años, el tercer domingo de octubre, en ciudad fronteriza de La Quiaca, desde inicios del siglo XX junto a cientos de personas de Argentina y Bolivia, que se reúnen para comprar, vender e intercambiar diversos bienes.

Si bien hoy la venta de artículos industrializados es significativa, el trueque se mantiene unido a la expectativa del encuentro. Liliana Bergesio y Natividad González, docentes e investigadoras de la UNJu, exponen una revisión teórica sobre el trueque y analizan experiencias concretas de la Puna jujeña (Argentina).

El trueque es una forma de intercambio de objetos y servicios sin necesidad de usar el dinero, que está presente en numerosas culturas y contextos sociales. Implica una variada gama de acciones con algunas características, a saber. El enfoque está en la demanda de cosas puntuales y no hay criterios externos para juzgar el valor de los objetos; la libertad de intercambio da igualdad a sus participantes, donde la información (del producto y sus características) es lo esencial. El intercambio en el trueque está determinado por el interés que cada parte tiene en el objeto de la otra persona, un interés que se satisface por la transacción, donde el valor de los objetos intercambiados lo definen quienes intervienen en dicha transacción.

Entre productores de la Quebrada y Puna jujeña el trueque constituye una práctica económica que forma parte de la cultura e identidad regional. Históricamente los hombres y mujeres emprendían viajes desde la puna hacia los valles. Hoy las ferias mantienen esta tradición.

La Manka Fiesta es la feria de mayor antigüedad de Jujuy, donde se unen aspectos económicos (intercambio y venta de producciones regionales) con sociales (reunión con personas amigas).

Los productos que se encuentran en la Manka Fiesta muestran estas esferas: carpas y comedores, productos de valle (frutas, harinas, semillas, maderas) y de puna (lanas, carne, sal) y elementos necesarios para realizar las ofrendas a los Fieles Difuntos (2 de noviembre).

De esta manera, la Manka Fiesta es una feria de gran importancia para el abastecimiento anual, las relaciones sociales y familiares y el mantenimiento de pautas culturales del área sur andina.

Accedé al artículo completo en Los Viajes de intercambio y las ferias. Relatos y vigencia del trueque en la Puna jujeña (Argentina).

Comparte:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí