Existen juicios de valor erróneos que intentan justificar determinadas actitudes y esto se convierte en un freno para la prevención del suicidio.Es necesario romper con esos mitos para poder ayudar a quien se encuentra en crisis suicida.

Con frecuencia escuchamos: “el que dice que se va a matar no lo dice ”o “El que realmente lo va a hacer no dice nada” sin embargo sabemos que todo el que ha realizado un intento o se ha quitado la vida lo ha manifestado verbalmente. 9 de cada 10 personas que tomaron esta decisión lo manifestaron claramente, solo que no supimos interpretar el mensaje muchas veces por falta de conocimiento, de compromiso o lo que es peor por falta de interés en lo que le pasa al otro.

También es frecuente considerar que “solo está llamando la atención” sería mejor pensar que el llamado de atención es un pedido de ayuda, más si tenemos en cuenta señales actitudinales,situacionales y verbales.

Pensamos que quien se ha recuperado de una crisis suicida no lo volverá a intentar y es necesario que tenga una contención profesional para que así sea. También consideramos que “no se debe hablar de suicidio porque incentiva a realizarlo” y esto es un error, ponerlo en palabras, responsables y adecuadas, disminuye el riesgo.

Cuantas veces hemos escuchado, cuando sabemos de alguien que se quitó la vida, “es un cobarde no supo afrontar los problemas” o “que valiente! No cualquiera hace esto!” y tenemos que saber que no es lo uno ni lo otro, es una persona que sufre y que considera a la muerte como la única opción.

Debemos concientizar que el suicidio es una problemática que atañe a todas las clases sociales, edades y credos y que no solo los profesionales pueden prevenirlo.

“Cualquier persona sensible, solidaria e informada puede ser agente de prevención”.

Silvia Lugones

 

Comparte: