Hoy jueves en horas de la mañana integrantes de la Multisectorial de Mujeres y Disidencias de Jujuy realizaron una conferencia de prensa para manifestar su apoyo a la abogada Mariana Vargas. Presentaron al gobernador Sadir y a la Corte Suprema Justiica de la provincia un petitorio con más de 800 firmas de todo el pais para que «pare el hostigamiento» hacia la letrada. 

Al respecto, Mariana Vargas acusó al Procurador General de la provincia de «perseguir y criminalizar» la lucha que lleva adelante la Multisectorial de Mujeres en defensa de los derechos de los sectores más vulnerables. «Es una excusa para criminalizarnos», señaló la abogada. 

Según precisó Vargas, esta causa en su contra se habría originado como consecuencia de una denuncia realizada contra el Fiscal Walter Rondón. 

Acusó a Sergio Lello Sánchez, Procurador General del Ministerio Publico de la Acusación, de intentar imponer la paz social en la provincia «persiguiendo y criminalizando» a aquellos que piensan distinto. «Esperemos que paren con esto y haya verdadera paz social», subrayó.

Asimismo, Vargas cargó las tintas contra el Procurador por intentar «disciplinar y perseguir» a los «opositores» a través de situaciones de la vida privada.  En su caso, «en tiempo récord» se la acusó de «encubrimiento» por la compra de 7 monturas de caballo supuestamente «robadas» en setiembre del 2023. «En el mes de diciembre decido vender una de ellas y quien nos compra dice ser el dueño de esa montura y que había realizado la denuncia», contó Vargas. Y agregó «Al día siguiente entregamos todo en la Brigada de Chijra y aportamos toda la información sobre quien nos había contactado y vendido las monturas. A mi se me imputó enseguida de encubrimiento y se me hallaron mis dos casas, una en El Ceibal y la otra de San Salvador y se secuestraron todos mis objetos y me dejaron sin nada relacionado con los caballos». 

La abogada siguió con el relato y comentó que pesar de haber devuelto los elementos supuestamente «robados» y de brindar todos los datos del vendedor de las monturas, la justicia no avanzó para dar con su paradero y «en 48 horas, en medio de la feria judicial, se me requirió a juicio y por lo tanto se violó mi derecho de defensa porque lo único que se quiso es hacer daño, una situación absurda».

Finalmente, Mariana Vargas dice que no hay mucho interés de la justicia jujeña en dar con el paradero del «ladrón» que le vendió las monturas porque eso implicaría que la causa por encubrimiento en su contra «se caiga» y quede en evidencia que se trató de un armado de causa para perjudicarla. 

«Soy perseguida de una forma absurda, pero insisto en que hagan lo que hagan vamos a seguir haciendo lo que hacemos y dar volumen a nuestra voz», concluyó. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí