Personas con VIH alertan sobre cambios en sus tratamientos ante la falta de medicación específica que debe ser entregada por el Estado nacional, y advierten que «algunos medicamentos alcanzan hasta agosto, después no sabemos que va a pasar».

La situación no es distinta a la que vienen atravesando amplios sectores de la sociedad ante las medidas que implementa o debería implementar el Gobierno Nacional, siendo la enfermedad y la muerte el resultado de no garantizar los tratamientos que por Ley deben recibir las personas con VIH en todo el país.

«En febrero de este año comenzamos a notar que había retraso en la entrega de medicamentos, si bien dicen que es un retraso administrativo, significa un faltante para las personas», comentó Juan Carlos Márquez, integrante de la Comisión Nacional de VIH, Hepatitis y Tuberculosis.

En comunicación con UnjuRadio, el referente explicó que desde ese mes comenzó a solicitarse información acerca del stock de medicamentos en todo el país, y la respuesta llegó en el mes de abril: «de los 77 medicamentos que se utilizan para el tratamiento del VIH, hay faltantes en los más importantes», que son los más recomendados por los infectólogos y los que tienen menor toxicidad.

«Esto genera un gran alerta en nuestro país porque estos medicamentos si o si se necesitan», aseguró, ya que no solo afectan a quienes tienen VIH en su salud física sino también en la salud mental.

«Generaron que hoy por hoy una persona que estaba tomando el tratamiento tenga que hacer un cambio». Los cambios compulsivos en los esquemas de tratamiento del VIH pueden llevar a una serie de problemas, incluyendo la resistencia al medicamento. La resistencia al medicamento ocurre cuando el VIH en el cuerpo se adapta a los medicamentos que se están tomando y continúa replicándose.

Además, «en el corto plazo tiene un efecto psicológico fuerte. Una persona pasó de tomar una pastilla a tomar tres y muchos de los medicamentos tiene una cierta toxicidad por lo que, aumentar la cantidad de pastillas, aumenta esos efectos que pueden afectar los riñones, causar osteoporosis, sobre todo en las personas adultas. Hay un amplio porcentaje de personas que llevan en tratamiento 20 o 30 años».

«Sabemos que algunos medicamentos alcanzan hasta el mes de agosto, posterior a eso no sabemos que va a suceder porque no están confirmadas las compras, todavía no hay una decisión política nacional para la compra de medicamentos», sostuvo Márquez y explicó que a esta situación se suma la migración de personas al sistema público de salud ante la pérdida de la obra social o la prepaga, no sólo por los aumentos, sino por los despidos que se están produciendo desde que asumió el Gobierno de Javier Milei.

«Las personas que se quedan sin obra social y prepaga van a recurrir al sistema público y sabemos que no va a alcanzar», dijo y agregó que tampoco hay fondos para las acciones de prevención y diagnóstico de las que se están haciendo cargo las provincias en la medida de sus posibilidades.

«No hay preservativos, no hay lubricantes, no va a haber preservativos vaginales y tampoco auto test. No hay insumos preventivos ni para el diagnóstico», precisó.

Por último indicó que desde la Comisión Nacional «venimos pidiendo reuniones y principalmente que se termine de armar el organigrama del Ministerio de Salud. Recién en abril nombraron a la Directora Nacional de VIH y apenas asumió pidió licencia. Tampoco hay contacto con el ministro de Salud».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí