El lunes pasado en un hotel familiar de la calle Olavarría 1600 en Barracas se produjo un incendio intencional que ocasionó la muerte de tres mujeres. Se trata de Andrea Amarante que falleció este domingo tras cinco días de agonía con el 75 por ciento de su cuerpo quemado; Pamela Cobbas falleció al día siguiente del incendio en el Instituto del Quemado y Roxana Figueroa perdió la vida con el 90 por ciento de su cuerpo herido por el fuego dos días después.

Hay un hombre detenido por el hecho, Justo Barrientos, de 67 años, que vivía hace varios años en la pensión. Fue trasladado al hospital Argerich tras el incendio, en calidad de detenido, donde recibió el alta tres días después. El caso está en manos del juez Edmundo Rabbione, que subroga el Juzgado N°14. Pero Barrientos, hasta el viernes a la tarde, todavía no había sido indagado. Datos de la Cámara Criminal y Correccional revelan que el expediente está calificado como un homicidio agravado.

Sin embargo, el juez Rabbione no determinó si las tres muertes fueron femicidios agravados por el odio al género o a la orientación sexual, identidad de género o su expresión.

«Desde el propio gobierno se están instalando discursos de odio que avalan de manera indirecta pero muy contundente a quienes sostienen discursos de odio», comentó al respecto la periodista Marta Dillon.

Durante los últimos meses, «hemos escuchado todo tipo de cosas tremendas», dijo, sostuvo que las mujeres asesinadas «ya habían sido hostigadas» y señaló que el autor de los crímenes «planificó este acto y lo llevó a cabo». «Es un crimen de odio» sentenció.

La periodista expresó que desde distintos espacios y especialmente desde el Ejecutivo nacional «hay una intención manifiesta de alimentar a los seguidores de Milei con resentimientos, diciendo, por ejemplo, que determinados grupos se llevan recursos del Estado en perjuicio de otros, cuando esto no es así, y se fomentan todo tipo de violencias».

«Esto lo hacen en todo el mundo donde están creciendo las derechas: se alimentan resentimientos para avalar pensamientos acerca de que la otra persona es descartable. Eso genera que haya mas violencia y crímenes de odio que pasan cuando se sienten avalados desde el poder».

«Estamos inmersos en un sistema de crueldad donde cada vez la vida es mas precaria y, cuando pones un enemigo como los feminismos o los movimientos LGBT+, terminas generando enfrentamientos de pobres contra pobres, en cosas que no se corresponden con la realidad y solamente generan un cierto ánimo de venganza que parece sostener el Ejecutivo».

Ante esto es necesario «poner límites a los escuchable, que no tiene que ver con limitar lo que se puede decir, sino tomar conciencia de que ciertas cosas que se dicen hacen daño. No es corrección política, es pensar un mundo más amplio para todos, y entender que acceder a más derechos no significa que se le quiten derechos a otros».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí