Hoy viernes 8 de diciembre se conmemora el Día de la Inmaculada Concepción de María, en nuestro país es feriado nacional. En las casas y hogares es costumbre armar en esta fecha el arbolito de navidad.

Según la leyenda, la tradición de armar el árbol de Navidad el 8 de diciembre tiene unos 200 años en el país. Es una costumbre que se traslado a América Latina desde el viejo continente.

En la Argentina se armó el arbolito por primera vez en 1807, según los relatos de esa época, cuando en diciembre de ese año un inmigrante irlandés, que deseaba recordar las costumbres de su país, decoró un pino en una plaza pública.

El Día de La Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María, conocida también como la Purísima Concepción, es una festividad cristiana que se celebra el día 8 de diciembre.

Es un principio irrevocable de la Iglesia Católica decretado en el año 1.854, el cual sostiene que la Virgen María ha estado libre del pecado original a partir del instante de la concepción de su hijo Jesucristo, permaneciendo virgen antes, durante y después del parto.

Significado de la Inmaculada Concepción

Este dogma desarrollado por la Iglesia Católica sostiene que Dios preservó a María desde el momento de su concepción, de toda mancha o efecto del pecado original de Adán y Eva que había de transmitirse a todos los hombres por descendencia. De ahí la expresión del arcángel Gabriel “llena de gracia” (Gratia Plena), reflejado en la Biblia.

¿Cuando se celebró por primera vez el Día de la Inmaculada Concepción?

El Día de la Inmaculada Concepción se celebró por primera vez en España en el año 1644, siendo declarado como día festivo en el año 1854 por el Papa Pío IX, teniendo en cuenta las peticiones recibidas de distintas universidades del mundo.

Se celebró una congregación en la Basílica de San Pedro (Roma, Italia) con más de 200 obispos y embajadores y miles de fieles presentes, con el siguiente anuncio: “Declaramos que la doctrina que dice que María fue concebida sin pecado original, es doctrina revelada por Dios y que a todos obliga a creerla como dogma de fe”.