El dato surge del informe técnico sobre la Valorización Mensual de octubre de la Canasta Básica Alimentaria (CBA) -que marca el ingreso necesario para no ser indigente- y de la canasta básica total (CBT) -que indica los ingresos necesarios para no ser pobre – publicado este jueves por la Dirección Provincial de Estadística y Censos (DIPEC).  

Una familia jujeña de cinco integrantes necesitó en octubre $65.153,97 para no ser indigente y $137.085,17 para no ser pobre.

Un dato comparativo, según datos oficiales, una familia de cinco integrantes necesito en enero de este año un ingreso de $83.819,55 para no caer bajo la línea de la pobreza, mientras que para no ser indigente necesito $39.608,01.

Es decir, que de enero a octubre la canasta básica total aumentó casi $54.000.

Datos técnicos:

Los hogares se consideran pobres si su ingreso es menor al valor de la CBT que le corresponde según el número de adultos equivalentes, que conforman el hogar. El valor de la CBA CBT varía de acuerdo con el número de miembros del hogar, tomándose como referencia las Unidades de consumo o adultos equivalentes resulta:

Hogar 1: (de tres miembros, compuesto por una jefa de 35 años, su hijo de 18 y su madre de 61: 2,44 Unidades Consumidoras (UC) o Adultos Equivalentes (Aeq).

Hogar 2: de cuatro miembros, compuesto por un jefe varón de 35 años, su esposa de 31 años, un hijo de 5 y una hija de 8 años: 3,09 UC o Aeq.

Hogar 3: de cinco miembros, constituido por un matrimonio (ambos de 30 años) y 3 hijos de 5, 3 y 1 año cumplido: 3,36 UC o Aeq.

La composición de cada hogar, en términos de adultos equivalentes, determina un valor de
CBA específico para ese hogar. Surge de la multiplicación del costo de la CBA del adulto
equivalente por la cantidad de adultos equivalentes que conforman el hogar.

La canasta básica alimentaria (CBA) se ha determinado tomando en cuenta los requerimientos normativos kilocalóricos y proteicos imprescindibles para que un varón adulto, de entre 30 y 60 años, de actividad moderada, cubra durante un mes esas necesidades. Se seleccionaron los alimentos y las cantidades en función de los hábitos de consumo de la población, a partir de la información provista por la Encuesta Nacional de Gastos de los Hogares (ENGHo).

Dado que los requerimientos nutricionales son diferentes según la edad, el sexo y la actividad de las personas, es necesario hacer una adecuación que refleje las características de cada miembro de un hogar en relación con sus necesidades nutricionales. Para ello, se toma como unidad de referencia el requerimiento energético (2.700 kcal) del varón adulto y se establecen relaciones en función del sexo y la edad de las personas, construyendo así una tabla de equivalencias que se presenta en el cuadro 4. A esa unidad de referencia se la denomina “adulto equivalente”.

Para determinar la canasta básica total (CBT) se amplía la CBA, considerando los bienes y servicios no alimentarios. La estimación se obtiene mediante la aplicación del coeficiente de Engel (CdE), definido como la relación entre los gastos alimentarios y los gastos totales observados en la población de referencia.

 

Comparte:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí