El 14 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Diabetes en homenaje al nacimiento de uno de los descubridores de la insulina, Frederick Grant Banting.

La fecha tiene como propósito concientizar sobre esta enfermedad que se está convirtiendo en una epidemia a nivel mundial, y que en nuestro país también alcanza números preocupantes: el 10% de la población argentina la padece y la mitad no lo sabe.

La Organización Panamericana de la Salud define a la diabetes como una enfermedad metabólica crónica caracterizada por niveles elevados de glucosa en sangre (o azúcar en sangre), que con el tiempo conduce a daños graves en el corazón, los vasos sanguíneos, los ojos, los riñones y los nervios. La más común es la diabetes tipo 2, generalmente en adultos, que ocurre cuando el cuerpo se vuelve resistente a la insulina o no produce suficiente insulina.

El 8,3% de la población de la Américas tiene diabetes, según informó este viernes un estudio presentado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) que advirtió que esta enfermedad crónica -que genera complicaciones en diferentes partes del cuerpo como ojos, pies, riñones y corazón- incrementa cada año su prevalencia y es una importante “causa de muerte y discapacidad” en la región.

El informe, presentado por el organismo internacional a tres días del Día Mundial de la Diabetes, destacó que a nivel mundial, la prevalencia de la enfermedad casi se duplicó en más de 30 años, pasando de 4,7% en 1980 al 8,5% en 2014, lo que refleja un aumento en el número de personas que viven con diabetes de 108 millones a 422 millones.

En las Américas, la prevalencia se estima en 8,3%, y según el informe, en la Argentina se ubica entre 9 y 10% de manera general.

El Ministerio de Salud de Nación enumera algunas de las causas que dan origen a la enfermedad:

Cuando comemos, los alimentos se digieren y la glucosa se absorbe y distribuye en nuestro organismo. La glucosa es un azúcar que el organismo utiliza como fuente de energía para poder funcionar, pero para que pueda ingresar a las células necesita de la insulina, que es una hormona producida por el páncreas.

En las personas con diabetes existe una alteración en la producción y/o el funcionamiento de la insulina, entonces la glucosa queda afuera de la célula acumulándose en la sangre (hiperglucemia).

Tipos de diabetes:

  • Diabetes tipo 1: el páncreas no produce insulina, por lo tanto, la glucosa no puede ingresar a las células. Generalmente comienza antes de los 30 años y su tratamiento requiere seguir un plan de alimentación adecuado y la aplicación de inyecciones de insulina todos los días.
  • Diabetes tipo 2: es la forma más común. Si bien existe producción de insulina, esta es insuficiente y la misma actúa de forma incorrecta, de modo que el ingreso de la glucosa a las células, se ve dificultado (insulinorresistencia). Si bien suele comenzar después de los 40 años, la enfermedad se observa en forma cada vez más frecuente en personas más jóvenes. Este tipo de diabetes se asocia a sobrepeso y obesidad, alimentación inadecuada, falta de actividad física y antecedentes familiares de diabetes tipo 2.
  • Diabetes gestacional: es la glucemia alta que se inicia o se diagnostica en el embarazo.
  • Otro tipo específico de diabetes, menos frecuente, es la diabetes causada por otras enfermedades o medicamentos como por ejemplo enfermedades del páncreas.

¿Cómo se detecta?

El diagnóstico de la diabetes se realiza mediante la medición de la glucosa en sangre en ayunas (glucemia basal) y se recomienda en las siguientes circunstancias:

  • En todas las personas a partir de los 45 años.
  • Y en los menores de 45 años, cuando existe al menos 1 factor de riesgo.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

  • Familiares con diabetes (padres, hermanos, hijos).
  • Diabetes durante el embarazo.
  • Mujeres con hijos nacidos con peso mayor a 4 kg.
  • Sobrepeso u obesidad.
  • Actividad física insuficiente, sedentarismo.
  • Enfermedad cardiovascular.
  • Hipertensión arterial.
  • Colesterol alto.
  • Tabaquismo.

¿Cuáles son los síntomas?
Los síntomas de la diabetes pueden variar de intensidad en diferentes personas y según el tipo de diabetes.

La diabetes tipo 1 suele producir síntomas de forma rápida y clara tras la falta de producción de insulina, por lo que su diagnóstico suele ser prácticamente inmediato tras el inicio de los síntomas.

En cambio, la diabetes tipo 2, es mucho más gradual, pueden pasar varios años sin que se produzcan síntomas que hagan sospechar su presencia por lo cual, el diagnóstico se puede producir al realizar un análisis de sangre por otro motivo.

Los síntomas de la diabetes pueden ser:

Falta de energía
Poliuria (orinar mucho).
Polifagia (aumento del apetito).
Polidipsia (beber mucho por sed).
Pérdida de peso.
Visión borrosa.
Infecciones urinarias a repetición.
Infecciones cutáneas a repetición.
Heridas que tardan en cicatrizar.
Si tiene alguno de estos síntomas o características, acérquese al centro de salud más cercano para realizar un control.

¿Cuál es el tratamiento? se basa en 4 pilares:

Educación diabetológica: Incorporar conocimientos acerca de la enfermedad y las estrategias para los cuidados cotidianos es un componente esencial del tratamiento de la diabetes y otras enfermedades crónicas.

Estilo de vida saludable, que comprende:

Plan alimentario equilibrado con porciones adecuadas que incluyan verduras, frutas, granos integrales, legumbres, carnes magras, lácteos descremados y bajo en sodio; con reducción al mínimo del consumo de alcohol.

Actividad física aeróbica: antes de iniciar, consulte a su equipo de salud para elegir el tipo, la intensidad, frecuencia y duración de actividad física que puede realizar según su edad, estado de salud y sus preferencias.

No fumar.

Tratamiento farmacológico: medicación vía oral o inyecciones de insulina.
Tratamiento de sus factores de riesgo y enfermedades asociadas: hipertensión, sobrepeso u obesidad, colesterol alto.

Por su parte, la Dra. Rosario Garzón, M. P. 2969, Directora médica del Centro Integral de Atención al Diabético en diálogo con Unjuradio, destacó hace algunos meses la importancia de hacer “un diagnóstico precoz y de esta forma evitar las complicaciones a largo plazo porque fundamentalmente los órganos que están comprometidos son los ojos, riñones, vasos, nervios, esto implica que hay un compromiso importante en el organismo de tal forma que hay que poner el énfasis en la prevención de la aparición de estas complicaciones crónicas”.

Aseguró que “hay un número importante de personas en el mundo que no sabe que tiene diabetes”.

Además Garzón explicó que “hay personas que no concurren a hacerse el control. Muchas veces porque tienen miedo o porque no le dan demasiada importancia”.

“Lo fundamental es transmitir a las personas la información que necesitan para que ante cualquier síntoma que tengan no duden en consultar con un médico”, concluyó.

 

(fuente: Organización Panamericana de la Salud -Ministerio de Salud)

 

Comparte: