La conmemoración anual del Día Internacional de las Personas con Discapacidad fue proclamada en 1992, mediante la resolución 47/3 de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Celebrado el 3 de diciembre en todo el mundo, este día tiene el objetivo de promover los derechos y el bienestar de las personas con discapacidades en todos los ámbitos de la sociedad y el desarrollo, así como concienciar sobre su situación en todos los aspectos de la vida política, social, económica y cultural.

La Convención Internacional para la Protección de las Personas con Discapacidad, aprobada en 2006, en su artículo 1 establece que “las personas con discapacidad incluyen a aquellas que tengan deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales a largo plazo que, al interactuar con diversas barreras, puedan impedir su participación plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con las demás”.

Este año el tema del Día Internacional de las Personas con Discapacidad es “Liderazgo y participación de las personas con discapacidad en la construcción de un mundo postcovid inclusivo, accesible y sostenible”.

De acuerdo con los cálculos de la OMS, más de 1000 millones de personas —alrededor del 15% de la población mundial— tienen alguna forma de discapacidad.

Las personas con discapacidad suelen tener menos oportunidades económicas, peor acceso a la educación y tasas de pobreza más altas. Los datos son alarmantes al indicar que más de cien millones de personas discapacitadas son niños o niñas, y que este grupo tiene cuatro veces más posibilidades de ser víctimas de algún tipo de violencia.

A esta situación se suma el contexto de pandemia del COVID-19 que ha impactado especialmente en la vida de las personas con discapacidad.

La crisis provocada por la pandemia de COVID-19 ha agravado las desigualdades existentes y ha puesto de manifiesto el grado de exclusión y la necesidad imperiosa de incluir a las personas con discapacidad que son uno de los grupos más excluidos y más afectados por las crisis.

Además, las previsiones indican que la cifra de personas con discapacidad aumentará como consecuencia del envejecimiento de la población y de la creciente prevalencia de las enfermedades no transmisibles.

Aunque las personas con discapacidad se ven desfavorecidas, no todas ellas enfrentan los mismos obstáculos, ya que estos dependen varios factores, como el lugar donde viven y la equidad en el acceso a la salud, la educación y el empleo.

La inclusión de la discapacidad es condición esencial para el respeto a los derechos humanos, el desarrollo sostenible, la paz y la seguridad.

También es una cuestión clave para cumplir con la promesa de “no dejar a nadie atrás” de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible.

La inclusión de la discapacidad resultará en una respuesta frente a la COVID-19 y una recuperación de la crisis más efectiva e igualitaria.

Es necesario eliminar barreras y obstáculos para promover la participación activa de las personas con discapacidad en la vida social, económica, política y cultural de las sociedades, así como para promover políticas públicas interseccionales que contemplen la diversidad humana para la protección de derechos.

Este Día Internacional de las Personas con Discapacidad es una oportunidad para reflexionar y promover acciones concretas para construir sociedades para todas las personas, con participación plena y efectiva en igualdad de condiciones.

Comparte: