La Municipalidad de San Salvador de Jujuy dio a conocer el día de ayer miércoles 5 que mediante el decreto Nº 0916.21.006 se exime en un 100% el pago del canon por ocupación del espacio público por colocación  de mesas y sillas en veredas de confiterías, bares, heladerías y cualquier otra actividad realizada a título oneroso, en áreas autorizadas por el Departamento Ejecutivo Municipal.

Para referirse al tema, José Ortíz, referente de los empresarios gastronómicos dialogó con Unju Radio y destacó que se trata de una buena noticia dentro de la situación difícil que atraviesa el sector. ”Es una medida que estuvo vigente hasta diciembre del año pasado que tiene que ver con  la eximición del canon por el uso de la vía pública, que significa que se puede poner mesas y sillas en la vereda sin pagar una tasa por ese concepto”.

Manifestó que “esta medida viene a alivianar bastante a aquellos que pueden disponer del espacio considerando que los establecimientos tenemos la capacidad restringida al 50% y esto nos permite ampliar un poco esa capacidad para recibir al cliente”.

Esa medida había concluido a fines del año pasado y en enero de este año los comercios gastronómicos volvieron a pagar el canon por el uso del espacio público.

El día de ayer, en una reunión de la que participaron Luis Alonso, por la Unión de Empresarios de Jujuy; y Cristian Boglione, por la Cámara de Hoteles, Restaurantes y afines con funcionarios municipales, han logrado que se extienda esta medida hasta el 31 de agosto de 2020.

Esta medida ha venido a sumarse a otra que se anunció ayer y que establece que aquellos empresarios hoteleros y gastronómicos que accedan al  Programa Repro estarán eximidos de pagar las contribuciones patronales, lo que representa una cifra significativa. “Entre estas dos situaciones, una que vino por parte de la municipalidad y otra que vino de parte del gobierno provincial, podemos decir que ayer hemos recibido un poquito de oxígeno” indicó el empresario gastronómico.

Consultado por el impacto que produjo la implementación del cierre de las actividades comerciales a las 1 de la madrugada, Ortíz dijo que hay que hacer una diferenciación entre dos tipos de establecimientos gastronómicos.

Por un lado están los que son específicamente restaurantes a los que no los afectó tanto porque “a las 12.30 ya concluye el grueso de las ventas y es medida no los impactó en gran medida”. Y está el otro sector, de los bares y sandwicherías cuya venta más importante empieza recién a esa hora. “Ellos sí se han visto seriamente perjudicados” aseguró José Ortíz.

Comparte: