Néstor Ballesteros, periodista UNIMINUTO– Radio de la cooperación universitaria “Minuto de Dios” de Colombia, en diálogo con UNJuradio 92.9, habló acerca de la situación actual de ese país en medio de la represión policial, el narcotráfico, las faltas de oportunidades y la pandemia. “El uso desproporcionado de la fuerza por parte de la policía desembocó en la muerte de más de 25 personas, cientos de heridos y cientos que aún no pudieron llegar a su hogar porque aparentemente están desaparecidas,” afirmó.

En primer lugar, dijo que quizás el detonante o la gota que rebosó el vaso fue la presentación de la reforma tributaria presentada al Congreso de la República por parte del gobierno de Iván Duque, en la que se venía trabajando desde el año pasado y se intuía que iba a ser muy regresiva frente a los intereses de la ciudadanía, a una reactivación económica pendiente y frente a la pandemia del coronavirus.  Agregó que el paro, las protestas y manifestaciones son el resultado, no sólo de esa reforma tributaria, sino también de muchas inconformidades sociales no resueltas que se venían presentando históricamente en el país. 

En ese sentido, se remontó a fines del año 2019, cuando Colombia tuvo un escenario de protestas frente al incumplimiento de los diálogos de paz con la guerrilla de las FARC y el asesinato sistemático de líderes sociales, sumado a demandas en educación superior y salud.  “En el 2020 llega    la pandemia del coronavirus y nos encierran. Según cifras del DANE (Departamento Administrativo Nacional de Estadística), en nuestro país se habla del cierre de más de 500.000 micro negocios. Sumado a eso, muchas personas tampoco han podido seguir trabajando desde la informalidad”, explicó.  

Ballesteros argumentó que eso crea un escenario de inconformidad, pues en Colombia no se cuenta con una renta básica ya que sus ciudadanos viven, en buena parte, de las economías informales. “Todo esto redunda en las grandes manifestaciones del 28 y 30 de abril y en la movilización del 5 de mayo,” indicó. 

Por otro lado, destacó que en este momento la dinámica y las problemáticas del conflicto armado han cambiado: “ya no es de una guerrilla organizada sino de bandas criminales o grupos residuales asociados a las mafias del narcotráfico”. Por el contrario, apuntó que estos reclamos son de origen mucho más popular y de inconformidad, frente a lo mencionado anteriormente. 

 El periodista destacó que el epicentro en este momento es Cali, la capital del Pacífico colombiano, muy cercana a la región donde se hace el cultivo de hoja de coca y donde están los laboratorios de procesamiento que sacan el alcaloide. De esa forma, el narcotráfico está por la zona del Pacífico: “lo sacan en lanchas rápidas o en embarcaciones un poco más grandes y lo hacen llegar hasta México, Estados Unidos o algunos otros países de Centroamérica. Pero el narcotráfico y ese negocio que solo deja pobreza ha desencantado mucho a la población y a los jóvenes. Además, no se logró implementar ese proceso de paz del que se hablaba. Por el contrario, se está atropellando desde el mismo gobierno. Cali es una ciudad donde no hay oportunidades de trabajo, con un índice de desempleo muy alto y donde las cifras de la pandemia han sido terribles. No ha parado en sus niveles de contagio.” 

En relación a las cifras de mortalidad por covid-19, Ballesteros detalló: “en este momento Colombia tiene más de 400 muertos diarios desde hace un poco más de 2 semanas, superó los 70 mil muertos y se han aplicado 5 millones de vacunas para tener un 70% de la población cubierta por vacunación. Este manejo de la pandemia, sumado a las inconformidades del 2019, la reactivación económica que no se ha dado y la falta de empleo, ha desembocado en las manifestaciones del día de hoy”.  

En ese contexto, aseveró que Bogotá sufrió una serie de manifestaciones de carácter muy violento ya que tuvo la toma por la fuerza de pequeñas estaciones de policía o Comandos de Atención Inmediata (CAI). “Algunos fueron a apedreados, los policías se mostraron impotentes frente a la turba enardecida pero también hubo una respuesta sobredimensionada, un uso desproporcionado de la fuerza por parte de los mismos, que desembocó en la muerte de más de 25 personas, cientos de heridos y cientos que aún no pudieron llegar a su hogar porque aparentemente están desaparecidas. El panorama es preocupante a pesar de que el presidente ha anunciado la reunión que va a tener con diferentes sectores de la sociedad para buscar una solución a esta revuelta social que solo crea dolor y desesperanza en el país”, resaltó. 

Comparte: