Un tiempo de efectiva inclusión comenzó a transitar El Acheral, una localidad hasta no hace mucho en injustificable estadio de postergación y olvido por un Estado provincial ausente, que se caracterizó por empujar sistemáticamente a las localidades del interior hacia la postración.
Con la llegada del nuevo gobierno encarnado por Gerardo Morales, se puso en marcha en El Acheral un proceso de crecimiento, inclusión y equidad, que se patentiza en la inauguración reciente del sistema de agua potable. Treinta años debieron esperar las familias que allí residen para ver materializado este logro, hoy beneficiadas por una gestión de neto corte humanista a la que le bastaron cinco meses para llegar a esa localidad con una respuesta concreta.
“El Acheral era una localidad abandonada”, fue la dolorosa definición vertida por su delegada comunal, Julia Valdez, quien recordó que el 17 de diciembre de 2015 el gobernador Morales realizó su primera visita a esa comunidad, oportunidad en la cual asumió el compromiso de llevar el servicio de agua potable, a través de un complejo sistema en red. “Pocos meses después, está cumpliendo la palabra empeñada”, resaltó Valdez.
Por otra parte, la Delegada enfatizó que El Acheral “estaba abandonado” y señaló que “eran varias las necesidades por cubrir, algunas de ellas siguen estando, pero confiamos en el Gobernador y su equipo de trabajo”.
En el recuerdo quedaron aquellos días de brazos cansados, manos callosas y espíritu fatigado, de tanto acarrear agua en baldes y bidones. Las familias hoy tienen acceso al servicio agua potable que incluye un moderno sistema de bombeo de captación y la ejecución de conexiones y construcción de pilares domiciliarios. De este modo, los residentes de dicha localidad mejorarán su calidad de vida de manera sustancial.

Comparte: