La Selección venció 1-0 a Honduras pero quedó en estado alerta por el fuerte golpe que recibió Leo Messi que obligo al Tata cambiarlo por Ever Banegas.
El Pipita Higuaín metió un golazo para el triunfo de una Argentina que jugó a ritmo de entrenamiento.
Lo único que le quedó a la Selección de este triunfo 1-0 en el amistoso con Honduras fue preocupación ya que Lionel Messi recibió un fuerte golpe en la cintura y debió abandonar la cancha con mucho dolor. A los 31 min del Primer Tiempo el golazo de Gonzalo Higuaín que giro, dejo un rival en el camino y definió picándosela al arquero.
A la Selección le costó meterse en el partido, con un grupo que se terminó de juntar el miércoles, fue un amistoso al ritmo de entrenamiento. Honduras aprovechó para probar desde afuera, y después, cuando agarró la bocha, hubo posesión pero sin imponer demasiado peligro.
Pudo haber sido más abultado el resultado porque Argentina piso el área con frecuencia y generó situaciones claras, sin embargo, faltó puntería. Aunque el rival era de baja jerarquía, lo que metieron los hondureños costó caro: una gran preocupación quedó de este triunfo que no sumó nada. Más que un fortísimo golpe por detrás a Messi.

Comparte: