Tras alcanzar un pre acuerdo con los fondos buitre más duros, se abre ahora para el gobierno argentino un período clave hasta el próximo 14 de abril en el que deberá emitir deuda, conseguir los votos en el Congreso para derogar las leyes Cerrojo y de Pago Soberano y así poder pagar en dólares y en efectivo a los acreedores. De no hacerlo caerá el acuerdo.

En el terreno económico, la Argentina prevé emitir un bono por 15 mil millones de dólares de modo de poder hacer frente al pago en efectivo previsto en el acuerdo. La eventual reposición del stay, que permitiría a la Argentina volver al mercado de capitales, debería resolverse mañana en la audiencia convocada por el juez Griesa. A partir de ahí, la Argentina tendrá seis semanas para emitir los bonos y esperar que tengan una buena acogida en los mercados.

Sin mayoría en ninguna de las dos Cámaras, el macrismo no tendría inconvenientes sin embargo en conseguir los votos necesarios en Diputados. Otro escenario muy distinto es el que deberá enfrentar en el Senado donde deberá negociar con el kirchnerismo para conseguir la derogación de ambas leyes.

El acuerdo alcanzado en las últimas horas con los fondos NML Capital, Aurelius Capital, Davidson Kempner y Bracebridge Capital, implica “un 75% de sus reclamos incluyendo capital e intereses, más un pago para cerrar ciertos reclamos fuera del distrito Sur de Nueva York y ciertos gastos legales y expensas incurridas durante 15 años”, informó Pollack este lunes.

Los detalles de la propuesta de arreglo judicial presentada a los fondos buitre

La propuesta prevé el desembolso de 6.500 millones de dólares, una quita del 25%, pago en efectivo con fondos provenientes de la emisión de un nuevo bono y la aceptación de los fondos buitre de renunciar a toda demanda futura. La propuesta se encuentra además sujeta a aprobación del Congreso.

La propuesta fue aceptada por algunos de los fondos buitre como Montreaux Partners o Dart Management. No lo habrían aceptado los principales demandantes como NML Capital y Aurelius que fueron beneficiados por el fallo del juez Thomas Griesa y que demandan el desembolso del 100% de lo indicado por el juez estadounidense.

Sólo dos de los seis fondos buitre involucrados en la demanda contra al Argentina aceptaron estas condiciones de pago. Montreaux Partners y Dart Management firmaron un principio de acuerdo. Por el contrario, los principales acreedores beneficiados por el fallo de Griesa, como NML Capital de Paul Singer, Aurelius y Olifant lo rechazaron a la espera de una propuesta mejoradora.

Los fondos buitre que acepten la propuesta argentina deben renunciar además a futuras demandas judiciales.

Comparte: