El escritor y analista político, Carlos Caramello hace una comparación positiva de dos grandes hitos históricos y contemporáneos como lo fue Carlos Gardel, cantante y Diego Armando Maradona, futbolista que con su muerte dejaron un pueblo desolado y los enmarcó como dos grandes constructores de magia en el país y en el mundo.

Al respecto el analista sostuvo “son los dos grandes que le dan alegría a un pueblo argentino aun en sus peores momentos de la historia, yo me acuerdo claramente la crisis que pasamos en el ‘86, trabajaba en esa época en el editorial perfil, donde la Argentina estaba muy complicada sin embargo el mundial, el ganarle a Inglaterra y la magia de Diego en la cancha, era un bálsamo a tanto dolor”.

“En los ‘90 nos pasó algo parecido, también la Argentina atravesaba un mal momento en lo económico y en lo social, y pasó los mismo en los ‘30, Argentina no podía ser ajena a la crisis de la bolsa de Nueva York y a la gran depresión y sin embargo, la posibilidad de venerarlo y recordarlo a Gardel y de rendirle homenaje a esa muerte tan temprana y tan dolorosa, también hacer que el pueblo de alguna manera olvide sus pesares”.

“Y también en un año de pandemia de muchísimas gentes guardadas, de mucho distanciamiento, de mucha soledad era inevitable que el gobierno abriera las puertas de la Casa Rosada e invite al pueblo argentino a despedirse de su ídolo máximo”.

“El dolor que ha despertado su muerte yo diría que es una cuestión casi anti grieta, lo que están operando algún tipo de mensaje contrario a Diego solo tiene que ver con el rencor y con una posición política acabada que es el anti peronismo, Diego era profundamente peronista, no tanto por lo que él decía sino por cómo vivía, era absolutamente visceral y solidario”.


Asimismo, Caramello se refirió al compromiso político de Maradona y resaltó su figura que se ganó la simpatía popular.

“El imaginario colectivo, que yo no le escapo por supuesto, las figuras de Maradona siempre tienen un alo de inmortalidad que después la vida se encarga de desmentir, volvió tantas veces de la muerte que es difícil creer la muerte de Diego”.

“Lo amaba como hombre, como figura política, es esa mi gran admiración por Diego, una figura política de una dimensión que recién con el paso del tiempo vamos a poder medir porque es uno de los pocos, el único diría de los que vienen de la nada, de la miseria, del hambre, del frío, del dolor que sufren de verdad los que no tienen nada y llegan a la cima del mundo, nunca fue un desclasado, nunca fue un tipo que mirara por encima del hombro a los de sus clases, al contrario, siempre fue profundamente solidario”.

“Diego fue un emergente de la pobreza en la Argentina y sin embargo siempre Diego estuvo ahí, en ese sentido fue un ejemplo”.

“Es relevante políticamente por ejemplo por su acercamiento a Fidel Castro, su tatuaje en los brazos y demás, Diego hizo más para conocer el proceso revolucionario en América Latina que todos los partidos de izquierda de América Latina juntos. Él tenía esa vocación de acompañar las revoluciones, las ideas más populares y populistas”.

Comparte: