La Revista Fierro, un clásico indiscutido de la cultura argentina y un emblema por excelencia de la historieta nacional moderna, vuelve en formato digital para acompañar a sus lectores con historias, aventuras y sueños dibujados por los más importantes creadores de ese arte.

Protocolos para sobrevivientes

Una especie de milagro editorial, un esfuerzo fuertemente fundado en sueños, pone en circulación (ahora en red, en el aire), una publicación emblemática de la gráfica argentina. Porque hablamos de historietas de la mejor escuela, pero también de apuestas y emergentes de las nuevas generaciones.

Fierro primero es la revista de las tapas bien forjadas y remachadas al metal bruñido de Chichoni, conviviendo con la ingenuidad porno de El Tomi. ¡Y esas historias! Un arco donde se puede ubicar (sólo por mencionar un par) desde Ernie Pike en el teatro Malvinas, hasta el trazo de juglar de Enrique Breccia detrás de la leyenda de Thyl Ulenspiegel. Y eso sólo en la primera época.

Será justicia hacerle honor a la segunda época, donde encontramos textos del profesor Pedro Lipcovich, que trabajó en la Universidad de Jujuy, y ya el trazo revulsivo de Liniers y de Max Cachimba, por caso. Y siempre las instrucciones de uso: rescates emotivos, cuerpos cimbreantes y tecnología.

Será cuestión de sacar lustre a la pantalla en esta nueva era de la revista que concentró los mejores sueños y también los ángeles y demonios que supimos conseguir. Historieta argentina, en fin.

Jorge Castro

Comparte: