Ante la solicitud del sindicato Centro de Empleados de Comercio, la secretaría de Trabajo y Empleo intervino en la resolución del conflicto entre trabajadores y el supermercado, teniendo en cuenta que la empresa anunció informalmente, en los últimos días, el cierre de sus sucursales en la provincia. Ante ésta situación, desde la cartera ministerial, se había convocado a una conciliación obligatoria, que se fijó para el viernes 31 de agosto, sin embargo, al haberse arribado a un acuerdo en el día de la fecha, la misma quedó sin efecto.

Ana Guiñazú, ex trabajadora del supermercado, se refirió al conflicto “la empresa tenía la intención de regatear lo que nos corresponde, jugando con la necesidad de todos los empleados. Todos somos la base del sustento de nuestra familia y necesitamos el trabajo y quedamos en situaciones bastante complicadas. En esta sucursal eramos 7 compañeros en total los que estabamos trabajando”.

De esta manera se acordó entre las partes la indemnización a todos los trabajadores de acuerdo a la normativa vigente, sumando a ese punto una doble indemnización tomando en cuenta la situación de crisis y la prohibición a las desvinculaciones. Además, se estableció que el pago a los trabajadores se concretará hasta el día 12 de agosto; y que en caso de incumplimiento, la multa prevista es de mil pesos por día.

Comparte: