Partió de argentina hace 41 años para buscar nuevos horizontes y desafíos artísticos en Europa, espantado por un país en plena dictadura militar. Hugo Salinas, artista plástico jujeño que se desempeña en el dibujo y la pintura. 

Salinas recorrió varios países europeos antes de establecerse en Euskal Herría, la región histórica del País Vasco. Allí, el artista, siempre defensor de los pueblos originarios, se encontró con un aire rebelde que le permitió contar sobre su cultura y su lengua original.

“Desde muy joven quería salir y conocer un poco el mundo. Desde muy joven empecé a pensar que mi frontera no era solamente la de argentina, sino que tenía más mundo. Tenía toda esa ilusión y rebeldía, como cualquier joven de esa edad. También me acompañó mucho el ideal que tenía de dedicarme al arte. Todo eso hizo que yo averiguara como salir de las fronteras. Mi ideal fue la herramienta que me ayudó a romper las fronteras y abrir un poco la mente”, contó el artista plástico.

Se fue con 24 años de edad del país en plena dictadura militar, pero ya se había ido mucho antes de su Abra Pampa natal para primero estudiar en la capital jujeña y posteriormente en Buenos Aires. Salinas atravesó fronteras buscando desarrollar su talento artístico. Tuvo siempre el apoyo de su familia para desempeñarse en el arte, y por eso fue que llegó a la capital jujeña para estudiar, e hizo la primaria en la Escuela San Francisco, la secundaria en el Colegio Nacional, y luego en la Escuela de Artes Plásticas. En Buenos Aires, estudió en la Escuela de Estímulo de Bellas Artes.

Sobre su partida durante la dictadura y su posterior viaje a Europa, el reconocido artista puntualizó “fui a estudiar a Jujuy, y de Jujuy me fui a Buenos Aires. Durante mi permanencia en Buenos Aires, llegó la dictadura, y yo era joven, y en ese tiempo cualquier joven era peligroso por el sólo hecho de ser joven. Sentí que por mis aventuras podría correr peligro, y tomé la decisión de salir del país”.

El artista contó también cómo llegó al País Vasco “aterricé primero en Madrid, luego recorrí el norte de España hasta llegar a Marruecos y de allí volví nuevamente a la Península Ibérica en donde llegué al País Vasco. Allí es donde empecé a trabajar en la pintura y en donde formé una familia. Al final fue una elección porque aquí vivo bien, con gente muy hospitalaria, y es donde participé en la construcción de todo lo que conlleva un territorio”.

Gracias a su trayectoria artística, Hugo Salinas pudo exponer en París y en Alemania. Las posibilidades que se le presentaron en Europa le permitieron recorrer Asia, en donde pudo visitar países como Corea. Después de tantos años de distancia, y con toda una familia lejos del continente, el artista abrapanpeño sigue narrando la cultura originaria fruto de sus obras.

Comparte: