El profesor Miguel Espíndola, docente de la UNJu, dialogó con Radio Universidad sobre el caso de Villa Gesell y aseguró que el rugby para nada promueve la violencia, sino que se trata de un problema de ira de un sector socio-cultural determinado. Además indicó que el fútbol genera más violencia que el rugby en la Argentina.

“Hay una forma de conocimiento que se llama falacia inductiva y es que lo que le pasa a un individuo se cree que le pasa a todos. Entonces hoy se piensa que el rugby es inmediatamente promovedor de la violencia pero no es así. Son los individuos y el manejo de la ira. Los seres humanos de por sí somos iracundos pero hemos aprendido a ser iracundos selectivos. A la ira la regulamos a nivel social y eso es cultural. Hay una tendencia de socializar con pares y los que realmente nos educan no son nuestros padres, sino nuestros pares. Entonces, se puede relacionar esta golpiza que ocurrió con gente iracunda pero, de ninguna manera, con el rugby” dijo Espíndola.

El profesor afirmó que “el rugby más bien tiene una carga en nuestro país de discriminación socio-económica pero que no va por el lado de la violencia”. Al respecto dijo: “si hacemos una estadística, el deporte que más genera violencia es el fútbol pero genera más resquemor el rugby porque, en la práctica, se da una suerte de selección social”.

“En este grupo de pares se dio esto en la medida en que también pertenecen a cierto grupo social y que pueden tener hasta cierta protección jurídico-policial que los otros sectores no tienen. A lo que apunto es que no es por el rugby como actividad deportiva, que en términos reales es uno de los deportes más completos e incluso más democráticos. El problema básico es la ira y en un sector socio-cultural determinado y, por supuesto, es absolutamente condenable que haya muerto un joven”, agregó el profesor.

Finalmente dijo que el alcohol para nada es un atenuante en términos legales porque no te cambia, sino que te evidencia. En referencia a esto dijo: “si uno está muy triste, con el alcohol llora, si está muy enojado le sale el violento. Por eso el alcohol no actúa como atenuante”.

Comparte: