El Lic. Rodolfo Tecchi, Rector de la Universidad Nacional de Jujuy, nos comentó cuales son los usos, la importancia y las falencias de la inteligencia artificial en nuestra sociedad.

“Muchas veces hemos hablado del futuro respecto a temas ambientales, la posibilidad de que el planeta siga siendo habitable o no en las próximas décadas y la posibilidad de empezar a pensar un orden económico distinto en nuestro mundo”.

“Hablaremos de un tema que está vinculado con la tecnología, me refiero básicamente a lo que es la inteligencia artificial y podemos decir que la misma es un conjunto de tecnologías guías que permiten diseñar máquinas inteligentes que son capaces de enfrentarse a tareas complejas del mundo real en lugar nuestro, incluso superando nuestras capacidades”.

“Todos los días se multiplican las tecnologías en inteligencia artificial, desde cosas tan sencillas como una plataforma que nos sugiere qué películas o serie ver en base a nuestras búsquedas anteriores. Desde estas cuestiones tan sencillas la inteligencia artificial va hasta cuestiones muchísimo más complejas, por ejemplo, máquinas desarrolladas para seleccionar personal o tecnologías que permiten recomendar tratamientos a pacientes con determinadas enfermedades”.

“Básicamente en todos los casos la inteligencia artificial está basada en darle la posibilidad a la máquina, que se le enseña en un breve tiempo a analizar una cantidad conmensurable de información y a partir de esta la máquina hace una evaluación de distintas formas de resolver el problema”.

“Los últimos trabajos sobre inteligencia artificial dan cuenta que el ser humano trasmite sesgos a las tecnologías y termina produciendo en algunos casos fallos importantes. Las profesiones que se dedican a la inteligencia artificial son muy variadas, encontramos a la ingeniería, la matemática, la física, la psicología y la ética entre otras; hay un primer sesgo que tiene que ver con quienes trabajan en estas tecnologías, de cada 5 profesionales 4 son varones, entonces tenemos una primera conclusión la cual es que es probable que se transmita a la inteligencia artificial sesgos que tienen que ver con el género. Por otro lado, otro de los fallos que tiene la inteligencia artificial está en el diseño, por más que se la dota con la capacidad de analizar una cantidad inmensa de información el recorte que se hace de esa información también es muy grande, es decir quien diseña la máquina decide qué información debe analizar antes de tomar la decisión. Un ejemplo es el caso de una empresa muy famosa de informática en la que una persona descubrió que la inteligencia artificial que se usaba para el dosificador de jabón en los baños no diferenciaba la tes clara de la oscura del mismo modo; el dosificador tenía ahí una falla que obviamente venia de algún punto de la información que se le había dado, o el caso de una tecnología diseñada para tratar patologías pulmonares que en un momento terminó eligiendo el asma como una enfermedad preferible a la neumonía y de esa forma fallaba a la hora de generar los tratamientos. Estos son algunos de los lugares por donde anda la inteligencia artificial obviamente nos va a solucionar muchas cosas, pero la duda está en que si estamos en condiciones y si seremos capases de diseñar una inteligencia artificial que promueva una sociedad más equitativa y más justa o va a replicar el mundo desigual que tenemos en patrones que marcan una diferencia en el género, en la etnicidad y otra gama de atributos humanos que encontramos a diario en el sistema económico y social, etc”.

“Kate Crawford, una especialista en inteligencia artificial, dice claramente que ´nuestros valores y deseos influyen en nuestras elecciones y entonces los datos que decidimos reunir, hasta las preguntas que hacemos tienen estos sesgos y los modelos por lo tanto son opiniones que nosotros terminamos integrando a la matemática y por lo tanto estamos trasmitiendo también a la inteligencia artificial estos problemas´”.

“En definitiva, integrar la diversidad en el futuro de las inteligencias artificiales va a ser un elemento clave para lograr que los sistemas inteligentes alcancen su verdadero potencial para así poder servir a toda la sociedad, porque de otro modo muchos beneficios tangibles e intangibles podrían perderse en el código si nosotros trasmitimos a la inteligencia artificial esa especie de ADN que tiene el ser humano y que tiene sesgos tan marcados en muchísimos aspectos”.

Comparte: