Profesora Angelica Gareca,miembro del Equipo de Accesibilidad de la Facultad de Humanidades, visitó Radio Universidad y comentó su aporte científico para que el Instituto Helen Keller no comparta edificio con la Escuela de Teatro Tito Guerra.
“Históricamente en nuestro país la comunidad sorda ha sido invisibilizada, se entiende que hay procesos cultural que nos hace nominarlos como una comunidad minotritaria,la ciencias sociales los han estudiado en sus rasgos identatarios y culturales,las comunidades sordas han sido colonizadas por los que escuchamos”,explicó Gareca.
La Profesora explicó que hay un concepto universal de la arquitectura de personas sordas, que denominan “espacio sordo “donde se pone en juego una lengua visual y gestual, esta escuela es de dimensiones muy amplias, alguien sugirió que sobraba espacios y podía ser utilizada por los procesos educativos de la provincia que implican sacar al niño de ese lugar para mandarlos a las escuelas comunes con la idea de que está haciendo inclusión, no se pude incluir sino se tiene una lengua completa y desde allí los niños accederán al conocimiento científico”.
Gareca destacó que las personas sordas comunican con cada parte de su cuerpo”necesitan un metro de distancia, vemos como en sus reuniones lo hacen en círculos grandes para tener una visión de 180° grados, para ver lo que pasa en este discurso colectivo, esto se traslada a la escuela, que les posibilita el primer contacto con personas sordas, le lengua debe circular en espacios amplios, la escuela Helen Keller está diseñada de acuerdo a las necesidades de éstas personas”.
La profesional manifestó que compartir el espacio con la Escuela Tito Guerra hubiera sido un inconveniente para una eficaz trayectoria escolar de la comunidad sorda,”los niños o adultos que usan audífonos o tiene implantes cocleares están calibradas por sus fonoaudiólogos, cualquier sonido que se salga de esa calibración es molesto, entonces es muy probable que las actividades de los chicos de la Tito Guerra molestara a las personas sordas”.
Asimismo Gareca dijo que “no se consultó a esta comunidad minoritaria, el sistema educativo argentino tiene una deuda histórica con esta comunidad, existe un desconocimiento y los procesos deformación docente se desarrollan sin consultar, no se educa igual a los niños sordo que a los niños ciegos, la comunidad sorda tiene voz y pide ser escuchada”.

Comparte:

1 COMENTARIO

  1. El gobierno en Norte argentino no está proporcionando una educación completa en Quebrada y Puna; lo que está marcando es un impacto devastador en miles de menores, adolescentes y jóvenes. Muchos están desesperados en continuar estudiando niñas y niños, sin embargo están creciendo sin la educación que les ayudaría a tener opciones para su futuro. En la Puna muchos niños y niñas no pueden llegar a una escuela a pie de manera segura en un tiempo razonable. Otro tanto de niñas han dejado de ir a la escuela debido a la preocupación de sus padres por su seguridad a la hora de caminar a la escuela. Existe un “cuello de botella ascendente” a medida que los niños, especialmente las niñas, se hacen mayores. Las escuelas secundarias son más escasas que las escuelas primarias. Muchos adolescentes varones y mujeres que completan el nivel en una escuela secundaria no tienen acceso a una escuela donde podrían pasar al siguiente nivel universitario. No tienen una Universidad Nacional. Una educación libre independiente y laica. El Estado no ha tomado en serio la educación. El problema son las prioridades del gobierno: la educación no es una prioridad y no le dedican el presupuesto necesario. En tanto de Quebrada y Puna han pasado petitorios pidiendo una universidad nacional, por el Ministerio de Educación de la provincia, Defensor del Pueblo, Legislatura Provincial, Cámara de Diputados de la Nación, Senado de la Nación, Gobernante Federal, y a otros que se consideran responsables de la Educación Argentina. Su réplica es el silencio, su humillación, o es la respuesta del sociólogo Zygmunt Bauman de “seres humanos residuales”; vidas improductivas porque no participan del mercado, por eso sus voces son enmudecidas. Pero es tajante y contradictorio cuando desde el poder confirman de la importancia de la educación y en otro que afirman que desde la provincia ganaran millones por tal proyecto de explotación de sus territorios los recursos naturales, sin consulta previa. Entonces, no hay motivo para doblegar el espíritu crucial de miles de adolescentes y jóvenes que esperan una universidad nacional… ¡Que, mediante la convivencia y el consenso, se hagan efectivos los derechos que le corresponden al ser humano por la mera razón de existir! ¡Una Universidad Nacional!

Comments are closed.