Alan García, quien ejerció como presidente del Perú en dos mandatos no consecutivos: de 1985 a 1990 y de 2006 al 2011, se quitó la vida este 17 de abril en Lima. El dirigente de 69 años se disparó en la cabeza cuando iba a ser detenido por la policía a raíz de una orden judicial por su vinculación al escándalo de corrupción en América Latina de la empresa brasileña Odebrecht.

La situación legal de García se complicó después de que el pasado domingo se difundiera que en el marco de acuerdo de colaboración que mantiene con la justicia peruana, Odebrecht revelara que Luis nava, ex secretario de presidencia en el segundo mandato de presidencia de García, y su hijo José Antonio Nava recibieron u$s 4 millones de la compañía brasileña para lograr el contrato de construcción de la línea 1 del metro de Lima.

El político falleció tras permanecer internado en la mañana de este miércoles y era sometido a una intervención. Los médicos intentaron salvarle la vida, pero su estado ya era grave al llegar al centro de salud.

Antes de tomar esta terrible decisión García dejó una carta en la que afirmó que no tenía que sufrir “la injusticia” de ser detenido por presuntos actos de corrupción y que cumplió con su misión como político y gobernante de su país.

Los restos del ex presidente peruano fueron velados en la madrugada de este miércoles en el histórico local de la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA), conocido como “Casa del Pueblo” que fue fundada por Víctor Raúl Haya de la Torre el 7 de mayo de 1924. El gobierno peruano decretó tres días de duelo nacional del 17 al 19 de abril, pero la respuesta de la familia del ex mandatario fue rechazar todo tipo de honores oficiales, de manera que García no tendrá el funeral de Estado que le hubiera correspondido como expresidente.

Comparte: