Por Rodolfo Tecchi
Rector Universidad Nacional de Jujuy

El año 2019, es un año importante para nuestra Casa de Estudios que cumple 45 años de funcionamiento como Universidad Nacional en nuestra querida provincia; la UNJu fue creada como tal a principios de la década del 70, mediante una Ley Nacional promulgada durante el gobierno democrático que se iniciaba en el año 1973 y como todos los que integramos la UNJu sabemos, su primer Rector Organizador fue el Padre Juan Moreno, que en enero del año 1974 asumió ese rol dando incio formal a las actividades de la única Universidad Pública de Jujuy.

Cuando uno compara estos años de vida, con los siete u ocho siglos de historia de Universidades de Occidente (Europa) como Bologna en Italia, Salamanca en España o Coimbra en Portugal, parecen muy poco, aunque algunas de ellas hayan tenido lapsos discontinuos de funcionamiento. Nuestra Universidad Nacional reconoce obviamente antecedentes previos, como la creación del Instituto de Ciencias Económicas en el año 1959, antecedente principal de nuestra prestigiosa Facultad de Ciencias Económicas que es la continuación de aquel instituto y que festeja 60 años de vida; también, es anterior nuestra Escuela Secundaria Preuniversitaria, la Escuela de Minas, que empezó a funcionar bajo la órbita de la Universidad Nacional de Tucumán(UNT) varias décadas atrás, otro antecedente importante es la Universidad Provincial de Jujuy que pocos años antes de la nacionalización ya estaba en marcha.

Asimismo, los Institutos de Biología de la Altura y de Geología y Minería son anteriores a la UNJu, particularmente el Instituto de Biología de la Altura (INBIAL) representa la continuidad de aquella Misión de Estudios Patológicos (MEPRA) de la Universidad de Buenos Aires (UBA) que allá por la década de 1920 a 1930 empezaba a funcionar en Jujuy de la mano de Don Salvador Mazza, nada más y nada menos, ese gran medico que trabajo intensamente en abordar e investigar, en paralelo con el doctor Chagas en Brasil, la enfermedad de Chagas-Mazza. Luego del fallecimiento del doctor Mazza, la MEPRA, paso a formar parte de la Universidad Nacional de Tucumán, transformándose en INBIAL, siendo estos algunos de los antecedentes que en su conjunto, pasan a formar parte del acervo inicial con el cual comienza sus actividades la UNJu en enero del 74.

Un dato importante para destacar es que, al poco tiempo de empezar a funcionar como Universidad Nacional en San Salvador de Jujuy, también comenzaron actividades en la ciudad de San Pedro, lugar al que tardamos prácticamente 40 años en volver y recuperar.
Hoy en día, esa ciudad ya tiene nuevamente su sede que va a ser definitiva y propia para las carreras que se dictan allí. Por otra parte, la UNJu, tuvo como inicio un Plan que ideo la UBA a fines de la década del sesenta y principios de los años setenta, más precisamente el decano de la Facultad de Farmacia y Bioquímica, Alberto Taquini para impulsar la creación de nuevas universidades teniendo en cuenta la dimensión y masividad de estudiantes de casas de estudios como la UBA o la Universidad de Córdoba. Aquel Plan de Alberto Taquini preveía establecer una universidad al sur de Córdoba que finalmente fue la Universidad Nacional de Río Cuarto, otra al norte de la Provincia de Buenos Aires en la localidad de Zarate, también en el conurbano bonaerense que en un principio se pensaba en Quilmes pero termino siendo Lomas de Zamora y una universidad en la Patagonia pensada para las provincias de Rio Negro y Neuquén, que finalmente fue la Universidad Nacional del Comáhue.

El impulso a estas nuevas universidades, pensadas como universidades de escala más pequeña con una fuerte impronta científica y tecnológica, en paralelo con ellas y el inicio de un breve periodo democrático con el gobierno que en primera instancia encabezó Héctor Campora y que después tuvo al frente a Juan Domingo Perón como presidente de la nación, hizo que muchas comunidades locales reclamen la necesidad de que se concreten más universidades en las provincias; por supuesto, así lo hicieron también dirigentes sociales, sindicales y académicos de Jujuy.

Finalmente, salió la ley de la declaración de la UNJu y de algunas otras universidades nacionales que no estaba previstas en el plan de Taquini, que no incluía la generación de universidades nacionales en lo más profundo de la Argentina y se vio sobrepasado por las demandas legítimas de que se concretaran universidades nacionales en todo el país. Nuestra UNJU comienza con las Facultades de Ciencias Agrarias (FCA) y Facultad de Ingeniería (FI) orientadas a la metalurgia, a la química, relacionadas con la minería y el sector agropecuario; como ya mencionamos anteriormente, el Instituto de Ciencias Económicas fue absorbido por la Facultad de Ciencias Económicas ya orientada a la administración del estado. Sí se evalúa y analiza esas situaciones, se ve que era obviamente una universidad pensada como una respuesta a actividades económicas y administrativas que necesitaba la provincia de Jujuy.
Durante la presidencia de Raul Alfonsin y con el rector normalizador Fernando Zurueta, se crea la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales (FHyCS) con lo cual terminan de configurarse las cuatro unidades académicas que componen nuestra institución.

Así, la UNJU, en este año 2019 cumple sus primeros 45 años de vida, mostrando un desarrollo más amplio en toda la provincia, con actividades en La Quiaca, Humahuaca, Tilcara, San Pedro, Libertador, seguramente en los próximos meses en Perico, Monterrico y otras localidades que van a ser cubiertas a lo largo del tiempo, de forma que se alcancen los objetivos y postulados de aquellos precursores que soñaban con una universidad nacional establecida en la provincia que este mirando las problemáticas locales, las cuestiones de las necesidades de desarrollo regional y la formación de profesionales. Vamos a festejar con mucho orgullo, los 45 años de la UNJu, los 60 años de la Facultad de Ciencias Económicas y los 35 años de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales.

Comparte: