Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) cada año unas 15 millones de personas padecen de Accidentes Cerebro Vasculares (ACV). De esta cifra, se estima que cinco millones quedan con alguna secuela de por vida y otras cinco millones mueren. En cuanto a la Argentina, se calcula que afecta a un promedio de 126.000 individuos de manera anual.

Al respecto, el neurólogo, Gonzalo Vidal, sostuvo que los ACV pueden ser de dos tipos, uno hemorrágico y el otro que es isquémico “lo que tenemos que entender es que hay una interrupción de llegada de sangre y por lo tanto nutrientes a una parte del cerebro porque una arteria se tapó o que se rompió una arteria, los desencadenantes terminan siendo lo mismo, que deja de llegar sangre al cerebro, esa parte se ve lesionada y por lo tanto deja de cumplir una función”.

En ese sentido, destacó que los factores de riesgo “tienen que ver mucho con el estilo de vida, la hipertensión arterial, el estrés, la diabetes, son los principales factores de riesgo que son modificables,  y después hay factores que son no modificables, como el sexo, la edad, factores genéticos que predisponen a tener problemas en la sangre, que son condiciones que ya las tenemos innatas”.

¿Cómo identificar un ACV?

Son varias las  señales que van alertando acerca de un posible desarrollo del ACV y la interpretación a tiempo, definirá el futuro de un paciente. Los síntomas son relativos a cada persona y dependen de la zona del cerebro que esté siendo afectada. Además, suelen aparecer de forma brusca y duran unos pocos minutos, luego desaparecen, entre ellos: la dificultad para hablar, gesticular y a veces también comprender, problemas repentinos en la visión y audición, parálisis, pérdida de control o debilitamiento de un lado de la cara o del cuerpo, problemas para caminar, dolor de cabeza muy fuerte, mareos bruscos, pérdida de equilibrio o falta de coordinación en el cuerpo.

Factores modificables en el estilo que vida que pueden ayudar a evitar los ACV

No fumar, el control de la presión arterial alta a través de dieta, el ejercicio y los medicamentos, si es necesario, hacer ejercicio por lo menos 30 minutos al día por lo menos 5 veces a la semana, mantener un peso saludable comiendo alimentos sanos, consumiendo porciones más pequeñas y participando en un programa de pérdida de peso si es necesario, limitar la cantidad de alcohol que se consume (esto significa 1 bebida al día o menos para mujeres y 2 bebidas al día o menos para hombres), no consumir drogas ilícitas, hacerse chequeos regulares para detectar presión arterial alta, diabetes, colesterol alto, y otros problemas de salud.