“Las víctimas relataron haber recibido golpes y malos tratos al momento de las detenciones, disparos de balas de goma en el rostro, detenciones arbitrarias, incluso lejos del lugar donde se realizaban las manifestaciones”, consignaron las fuentes oficiales.

La Secretaría de Derechos Humanos le solicitó a la Justicia Federal que inicie una “investigación penal urgente sobre el accionar de las fuerzas de seguridad provinciales en la feroz represión” llevada cabo en Jujuy contra la reforma constitucional impulsada por el gobierno de Gerardo Morales, luego de las denuncias que recibió esa dependencia tras las visitas que se realizaron a la provincia.

Fuentes de la Secretaría indicaron que la presentación judicial incluyó “testimonios y pruebas sobre prácticas violatorias de los derechos humanos por parte de la Policía de Jujuy que fueron recogidas en los últimos días por la delegación que encabezó el secretario Horacio Pietragalla Corti en la provincia”.

“Las víctimas relataron haber recibido golpes y malos tratos al momento de las detenciones, disparos de balas de goma en el rostro, detenciones arbitrarias, incluso lejos del lugar donde se realizaban las manifestaciones”, consignaron las fuentes oficiales.

Así mismo, se informó que en las declaraciones recolectadas se señaló “la utilización de vehículos sin identificación, el ingreso a viviendas particulares sin orden de allanamiento y la presencia de policías infiltrados entre los manifestantes”.

“Hemos constatado numerosos delitos perpetrados por personal policial que –más allá de las responsabilidades de los autores directos- dan cuenta de una actuación organizada de manera ilícita desde las más altas cúpulas del Gobierno de la Provincia”, remarcó en la presentación.

El escrito también menciona que “el propio gobernador Gerardo Morales publicó en sus redes sociales los antecedentes judiciales de supuestos manifestantes, información que sólo debería manejar el Poder Judicial”.

A partir de ese pedido, el juez Jorge Zurueta solicitó a la policía de la provincia que “se abstenga de hacer un uso desmedido de la fuerza contra manifestantes” y llamó al gobierno de Morales “a iniciar una instancia de mediación, que hasta el momento no fue cumplida”.

El secretario Pietragalla Corti viajó a la provincia en dos ocasiones en los últimos diez días para monitorear de cerca las denuncias de violencia institucional y el recrudecimiento de la represión en las protestas que se generaron en rechazo a la sanción de una reforma de la Carta Magna local, aprobada el pasado 20 de junio en una breve sesión de la Asamblea Constituyente que se realizó en la Legislatura provincial.

El titular de la Secretaría recorrió junto a sus funcionarios de su dependencia, del Instituto Nacional de Asuntos Indígena (INAI) y de la Agencia Nacional de Discapacidad (ANDIS) los lugares de las protestas y cortes de ruta, donde se entrevistó con manifestantes y “visitó a todos los detenidos y detenidas para recoger testimonios, corroborar su estado integral y de detención”, detallaron voceros oficiales.

Pietragalla Corti también se acercó al hospital local “Pablo Soria” donde “se encontraban los heridos y detenidos con estado de salud más grave por las agresiones, pero se le impidió el ingreso”.

De todas formas, el funcionario nacional “pudo comunicarse con familiares y allegados de las personas internadas y constatar que, a raíz de la represión, dos personas se encontraban en terapia intensiva y tres sufrían pérdida de visión”.

Durante su viaje a la provincia, el secretario mantuvo una reunión virtual con el Representante Regional para América del Sur de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (ACNUDH), Jan Jarab, y estuvo en conversación con representantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), para informar sobre “la gravedad de la situación”.

Ambas organizaciones manifestaron en los últimos días su “preocupación por la represión contra manifestantes en Jujuy y reclamaron al gobierno provincial el respeto por los derechos humanos”.

La delegación de la Secretaría de Derechos Humanos que viajó a Jujuy estuvo integrada por el jefe de Gabinete Nicolás Rapetti; Alejandro Marmoni, presidente del INAI; Mariano Przybylski, director Nacional de Políticas contra la Violencia Institucional; Adelqui Del Do, director del Centro de Asistencia a Víctimas de Violaciones de Derechos Humanos “Dr. Fernando Ulloa”; Paula Álvarez Carrera, directora del cuerpo de abogados de la Secretaría, y Eugenia Ferrero, enlace entre la Agencia Nacional de Discapacidad (ANDIS) y la Secretaria General de Presidencia.

FUENTE: Télam