Araceli Sánchez, psicóloga y sexóloga, habló en UNJu Radio sobre los diferentes desafíos que existen en la actualidad para hablar sobre sexualidad con los adolescentes.

Sobre el tema, Sánchez aseguró: “De sexualidad se habla desde la infancia, porque en la infancia por ejemplo desde el jardín de infantes ya empieza esto del descubrimiento y las diferencias orgánicas sexuales”.

Desde jardín ya se tiene que ir dando la ESI en jardín, por ejemplo enseñar que partes no nos puede tocar otra persona, que partes si, otra cosa que se puede enseñar es lo del consentimiento”.

Al ser consultada por el rol de los padres al momento de hablar sobre sexualidad, Sánchez explicó: “Lamentablemente nuestros padres no tuvieron una educación sexual como para hablar con nosotros, así que se complica que ellos hablen con otros chicos”.

“Hay que empezar con los padres, romper con el tabú de que estos temas no se hablan o que ‘en la escuela les van a enseñar’ ya que en la escuela enseñan hasta cierto punto, más si hay adolescentes que asisten a alguna escuela católica, entonces hay que empezar a hablar y decir que ya están en determinada edad”.

En la pubertad ya las hormonas empiezan a motorizar un poco más, empieza mucho mas el descubrimiento sexual, el placer, la autoestimulación, entonces hay que empezar a hablar con los hijos y las hijas de estos temas, de los cuidados que tienen que tener, reforzar lo del consentimiento, qué cuidados tienen que tener con su propio cuerpo, con el de la otra persona con la que van a estar, usar siempre preservativos o campos profilácticos” aseguró la especialista.

En el caso de que los padres sostengan la negativa para hablar de sexualidad con los hijos o hijas, qué sería lo más recomendable: “Si uno es padre, madre, tío, abuelo y no se sabe cómo hablar, se puede pedir que diferentes profesionales, un ginecólogo o ginecóloga, un psicólogo o sexólogo para que pueda hablar con los adolescentes y brindar así una charla de educación sexual, de cómo cuidarse, que pasa si el preservativo se rompe, si no se cuidaron, si se salió, si no se recuerda lo que ocurrió, porque quizás la otra persona dijo ‘si’ pero en un estado consciente, o si dijo ‘si’ en estado de ebriedad, en ese caso no cuenta como consentimiento, esos detalles”.

“Lo importante es sacarse el tabú, aceptar como padres y reconocer que nuestros hijos dejaron de ser ‘bebés chiquititos’ o que no entienden y que lo mejor es hablar, explicar y sobre todo ser responsables, enseñar eso, de que tienen que ser responsables de sus actos, pueden vivir una vida libre en su sexualidad”.

Sobre la consulta más frecuente, Sánchez aseveró: “Me lo han preguntado muchas veces, absolutamente todas las respuestas, puedo asegurar que el 100% de las respuestas que tengo son que tienen miedo a un embarazo involuntario, ahora por suerte tenemos la interrupción voluntaria del embarazo, para quienes quieran acceder, pero una infección hay algunas que se pueden tratar, ‘desaparece’ pero hay otras que ya son crónicas, una vez que ingresan al cuerpo son de por vida, por ejemplo el HPV”.

Por último Sánchez reiteró la importancia de la buena información al momento de hablar sobre sexualidad: “Hay una sobreestimulación en cuanto a información, uno puede buscar en Google y hay muchos resultados que empiezan a afectar o como se dice se ‘mete’ en la cabeza, entonces no es una información segura y eso provoca que se tenga una falta de información“.

“Sabemos por ejemplo que si no se cuenta con el dinero para comprar un preservativo, uno puede acercarse al CAPS, a la sala del barrio, al hospital que queda cerca y uno puede acceder a los preservativos gratis, en esos lugares, se fijan, la fecha de vencimiento todos esos detalles, otro detalle que también ocurre es cómo abrir el preservativo porque se cometen muchos errores y eso trae consecuencias, o que usan otras sustancias con los preservativos, estos se rompen y de nuevo, hay consecuencias”.

Sobre como afecta un lubricante a la eficacia del preservativo Sánchez aseveró: “Por ejemplo si se usan lubricantes, tienen que ser a base de agua porque los que son aceitosos alteran el látex y van generando poros, eso altera la eficacia“.

“Entonces uno va a la farmacia, compra algún lubricante y no tiene esa información, no se sabe si es a base de agua, si es aceitoso, entonces uno lo usa y la efectividad del preservativo se ve comprometida”.

Comparte: