El Lic. en Educación Física, Gonzalo Dionicio, en diálogo con Unju Radio 92.9 habló sobre el rol de la actividad física en la prevención del cáncer.                               

En este marco dijo: “la actividad física en general ayuda a prevenir ciertas patologías como el cáncer ya que refuerza el sistema inmune a partir del movimiento e incluso cumple el rol de recuperador. Se trata de una cuestión de salud que verdaderamente motiva”.

Asimismo agregó: “existen diversas alternativas de actividad física a realizar, no obstante dependerá de las indicaciones del médico según el tipo de patología que padezca”. 

En este sentido según los Datos y Estadísticas sobre la Prevención y Detección Temprana del Cáncer de 2019-2020 de la Sociedad Americana Contra El Cáncer, hacer más actividad física se encuentra estrechamente vinculado a un menor riesgo para varios tipos de cáncer, incluyendo cáncer colorrectal, endometrial y de seno postmenopáusico. Algunos estudios muestran que la actividad física también podría reducir el riesgo para cánceres de esófago, de hígado y de seno postmenopáusico.

El ejercicio rutinario le ayuda a mantenerse en un peso saludable y regula algunas hormonas que contribuyen al desarrollo del cáncer. Asimismo, ayuda a mantener sano el sistema inmunitario. Perder incluso una pequeña cantidad de peso conlleva beneficios para la salud y es un buen punto de partida.

Otra ventaja de hacer ejercicio es que cuando lo está haciendo, simplemente no está sentado. Hay cada vez más evidencia de que el tiempo que se pasa sentado, independientemente de cuánto ejercicio haga cuando no lo está, aumenta la probabilidad de desarrollar varios tipos de cáncer, además de obesidad, diabetes tipo 2 y cardiopatías.

En cuanto a la cantidad adecuada de ejercicios, los adultos deben realizar por lo menos 150 minutos de actividad de intensidad moderada o 75 minutos de actividad de intensidad vigorosa por semana. Pero incluso cantidades inferiores de ejercicio pueden ser de ayuda.

Los niños deben realizar al menos 1 hora de actividad moderada o enérgica cada día, teniendo actividad enérgica al menos 3 días a la semana.

Para las personas que no han realizado ejercicio por algún tiempo, es importante comenzar lentamente y aumentar la actividad en forma gradual. Y haga que su médico autorice cada actividad nueva.

Algunos ejemplos de actividad moderada son caminata rápida y enérgica (3 millas por hora), baile, ciclismo sin prisa, yoga, golf, softball, tenis dobles y mantenimiento general del patio y del jardín. Algunos ejemplos de actividades enérgicas son trotar, correr, andar rápido en bicicleta, nadar, danza aeróbica, fútbol, tenis individual y básquetbol. Todas estas actividades son adicionales a las que forman parte de su rutina habitual en el hogar y en el trabajo; cosas como caminar desde su automóvil al garaje y subir un tramo de escaleras.

Comparte:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí