La situación de la provincia frente a la sequía prolongada, producto de la permanencia de los efectos de La Niña, están causando inconvenientes en la producción de algunas regiones de la provincia y podrían afectar el abastecimiento de agua potable.

“Estamos transitando un tercer periodo de la Niña que establece esta situación de regímenes de lluvia movidos, es decir que las lluvias que se esperan generalmente en octubre, comenzaron en enero y este año se esperan recién para diciembre”, explicó el Ing. Guillermo Sadir, Director Provincial de Recursos Hídricos de Jujuy.

Sumado a esto, “la lluvia tiene la característica de ser puntual y sectorizada, y con mínima caída de precipitaciones”, agregó.

Por este motivo las zonas de Santa Bárbara y Palma Sola están en una situación de “extrema gravedad”, con el suelo con una humedad tan baja que genera complicaciones a la producción.

“La situación es seria pero las expectativas son medianamente favorables”, dijo, ya que “los datos meteorológicos señalan que se comienzan a producir precipitaciones en la zona núcleo del pais, pero en Jujuy están pronosticadas para diciembre“.

En este sentido indicó que se esperan lluvias intensas que pueden superar los 40 mm o mas, por lo que ya se están preparando los cauces de los ríos para evitar inundaciones.

Los estratos subterráneos también están devastados, necesitamos que comience el periodo estival”, dijo y agregó que la situación también impacta en el consumo domiciliario por lo que apelan al uso racional del recurso.

Sobre las acciones que se llevan adelante en relación a la sequía aseguró que se viene trabajando desde 2021 con la declaración de Emergencia Hídrica en la provincia, que se repitió en 2022.

“Se creo la Mesa del Agua, conformada por distintos actores para poder llevar a cabo acciones, y especialmente producir un cambio cultural sobre el manejo consciente y racional del agua”.

Además se está trabajando con los consorcios “en convenios de cooperación y asistencia, la tasa consorcial no se está pagando y esto redunda en que se distribuya de forma equitativa el agua”.

Es importante destacar que estas condiciones extremas se presentan, en gran medida, debido a los efectos del cambio climático que atraviesa el planeta. El Servicio Meteorológico Nacional indicó en su último informe, del periodo enero-septiembre de 2022 que:

– El 2022 ocupa el puesto 21 entre los más fríos desde 1961.  La temperatura media del país fue levemente inferior a lo normal con respecto al período climatológico de referencia. Desde 2007 que no se observaba un período enero-septiembre con anomalías negativas.
 
– Ola de calor extremas y sin precedentes. En el verano 2021/2022 ocurrieron las tres primeras olas de calor de la temporada, con un evento sin precedentes que afectó a gran parte del país entre el 6 y el 26 de enero. Esta fue una de las olas de calor más extremas debido a su extensión (72 % del territorio nacional), duración (hasta 14 días). 24 localidades batieron récords históricos de temperaturas extremas.
 
– Temperaturas más altas en la Antártida. La temperatura media en lo que va del 2022 fue superior a lo normal en las 6 estaciones antárticas. Durante el verano, las estaciones Belgrano II y Carlini alcanzaron sus máximos absolutos.
 
– Otoño e invierno con condiciones más frías que lo habitual. Hubo eventos de olas de frío intensas entre mayo y julio que afectaron parte del centro y el sur del país. El segundo episodio fue el más extenso e impactó a gran parte de la Patagonia, centro y sur de Buenos Aires y sur de Córdoba. El último, que fue más localizado sobre el sur patagónico, resultó ser de los más intensos y prolongados para la ciudad de El Calafate.

– Sequías. Hasta septiembre, el 2022 se posiciona en el puesto 18 de los años más secos desde 1961
Fue el segundo junio más seco desde 1961: 11 localidades del centro del país tuvieron récords de precipitación acumulada mínima. Entre enero y febrero prevalecieron condiciones de sequía extrema en el norte del Litoral. Desde mayo se experimenta una sequía moderada a severa en el centro del país.

Además señala que para Jujuy, en los meses de noviembre, diciembre y enero se esperan precipitaciones normales e inferiores a las normales, y se espera que las temperaturas se mantengan dentro de los valores normales de esta época del año en las provincias del NOA.

 

Comparte: