La Dra. Norma Farfán, docente de la cátedra de Bromatología de la Facultad de Ciencias Agrarias, junto a ingeniera María Elena Avalos, asesora de empresas alimentarias, en diálogo con UNJu Radio, se refirieron a la importancia del consumo de sodio en la alimentación y como minimizar la ingesta de sal para reducir enfermedades. 

En este marco, la Dra. Norma Farfán explicó que “el sodio es un nutriente que está presente en alimentos de origen vegetal y animal, el que habitualmente en cocina se lo conoce como sal de mesa, compuesta de iones sodio 40% e iones cloruro 60%”.

En esta misma línea, indicó que “el problema en la actualidad es que existe una sobre ingesta de sodio, es decir, que se consumen excesos de sodio debido a la ingesta de productos elaborados, procesados que ya contienen sodio en cantidades superiores a las recomendadas”. 

La OMS ante una serie de problemas como la hipertensión, problemas en el corazón, en riñones, de cáncer ha intervenido proponiendo programas de reducción de ingesta de sodio, sumado a esto las nuevas legislaciones de etiquetado frontal proponen que las personas se informen más y logren tener todos los datos disponibles en las rotulaciones”. 

Asimismo, Farfán mencionó que “este es un problema cultural, el sodio lo que aporta es un sabor agradable a las comidas, por lo que es fundamental que las familias se eduquen en reducir ese aporte externo que se hace a las comidas, ya que los alimentos contienen en si mismos sodios de manera natural”. 

“La familia debería acostumbrarse a reducir el consumo a niveles aceptables, se podría remplazar con sazones, algunas hierbas, especias que aportan sabor, de esa manera reducimos ese consumo de sodio externo”, agregó”. 

Por otro lado, la ingeniera María Elena Ávalos se refirió al Código Alimentario Argentino y a la normativa respecto a la reducción del consumo de sodio en la población y el rotulado nutricional frontal. 

En este marco, Ávalos destacó la importancia de estas legislaciones para poner límites máximos de sodios permitidos a los productos y mencionó que “gracias al rotulado nutricional frontal, las personas podrán reconocer rápidamente qué tipo de alimentos es”. 

Finalmente, afirmaron que “la OMS aconseja que el consumo de sal diaria sea de 2400 miligramos, equivalente a media cucharada, esto teniendo en cuenta que consumimos diariamente productos que ya contienen sodio”. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comparte: