Gimnasia y Esgrima de Jujuy empató 1-1 ante San Martín de Tucumán en un partido correspondiente a la 36ta. fecha del torneo de la Primera Nacional, fue el último encuentro de la temporada como local.

En un encuentro parejo para ambos equipos, durante el segundo tiempo el Lobo fue creciendo y eso se notó más en el complemento. Durante gran parte de los 90 minutos, el Lobo tuvo mayor posesión de la pelota y también las mejores chances, ya que avisaba con algunas llegadas al arco, pero le faltaba la claridad para convertir y estar arriba del marcador.

Pero San Martín, agazapado, esperó su momento y en una contra a los 32 minutos del primer tiempo abrió el marcador luego de un cabezazo de Juan Miritello que sorprendió a todo el estadio.

En la segunda parte, vino el empate para el Lobo, luego de un desmarque de Chiozza, una genialidad de Matías Palavecino, que vio adelantado a Carrizo y definió con calidad desde fuera del área.

A dos minutos del final a Gimnasia se le escapó el triunfo por la gran intervención de Carrizo, que tapó una jugada clara de gol.

Gimnasia sumó así su segundo empate consecutivo, despidiéndose de su público en condición de local y cerrará su participación en el torneo de la Primera Nacional el próximo domingo 9 de octubre visitando a Defensores de Belgrano.

Matías Ordoñez, integrante del equipo de “Cátedra de Gol” realizó un análisis del encuentro: “Cuando parecía que el Lobo no iba a poder remontar este partido porque era San Martín de Tucumán, tenía la ventaja en el primer tiempo y de hecho en los primeros 5 minutos del complemento podría haber aumentado la diferencia, sino fuera por un par de intervenciones de Chiarini”.

“Aún así, el Lobo logró lo más difícil, a los 6 minutos convirtió Palavecino, una genialidad de él y un desmarque de Chiozza, ya que Palavecino vio adelantado a Carrizo y definió con calidad desde fuera del área, un recurso muy válido, cuando no le podes entrar a un equipo”.

Sobre el juego de San Martín de Tucumán, Ordoñez destacó: “Luego del empate San Martín de Tucumán despareció, no fue el mismo, no tuvo la misma consistencia en la presión, empezó a ser un equipo largo, previsible cuando tenía la pelota y Gimnasia creció en la marca, en la entrega, el gol fue revitalizante”.

El Lobo tuvo una ocasión, fue solamente una pero fue la más clara del partido, un tres contra uno claro, por la izquierda, en los últimos minutos, en donde Rizzi volvía a demostrara lo que ya decíamos, que es el mejor en las asistencias cuando saca por su banda y justo hoy Rizzi nos falló, no decidió, titubeó, cuando lo hizo fue de manera apresurada, dejando una pelota a Palavecino, donde Carrizo la mandó al córner”.

Por último, Ordoñez destacó el apoyo de los hinchas: “No hubo tanto fútbol, pero creo que hoy Gimnasia logró dos cometidos, uno fue no perder, fundamental no perder en un clásico y el segundo fue anular a San Martín de Tucumán, que hoy no estuvo en su esplendor, hoy jugó a otra cosa, con un fútbol muy limitado, muy fastidioso cuando Gimnasia atacaba, es por eso que el partido fue empatado”.

Podría haber ganado Gimnasia, si es verdad, pero también hay que reconocer que el rival era San Martín, un equipo hecho y derecho, que tiene quizás mejores calidades y mejor presente que Gimnasia“.

“Una despedida que fue una fiesta, no tanto por el resultado, sino más bien una fiesta por el marco que brindó la hinchada, un aplauso para los que vinieron en cantidad, con sus banderas y con el aliento”.

Crédito de imagen: Twitter Gimnasia y Esgrima de Jujuy oficial

Comparte: