Los efectivos del Escuadrón 18 “Las Lomitas” en Formosa, mientras realizaban tareas de patrullaje por la Ruta Provincial N°28 y caminos alternativos, observaron a un gato montés abandonado entre la maleza a un costado de la ruta. 
La Patrulla de gendarmes halló al felino a un costado de un camino vecinal en condiciones de vulnerabilidad por lo que recibió asistencia veterinaria inmediata.
 
El animal silvestre fue hallado en malas condiciones y con un estado de salud muy deteriorado por lo que se dio aviso a la Dirección de Recursos Naturales del Ministerio de la Producción y Ambiente de la provincia de Formosa.
 
 
Luego de brindarle asistencia al felino, se coordinó su entrega para su pronta recuperación en el marco de la Ley Nacional 22.421 de Conservación de la Fauna.
Por su apariencia y tamaño  el Gato Montés puede confundirse con un gato doméstico, sobre todo en los frecuentes casos de melanismo.
 
Mide entre 42 a 66 cm de largo (cabeza y cuerpo) más unos 24 a 36 cm de cola. Su peso de 2 a 6 kg.
 
Posee un cuerpo robusto de pelaje corto y áspero. Dorsalmente el fondo es de color bayo o leonado grisáceo, más pálido en los costados, volviéndose casi blanco alrededor de los ojos, el hocico y las partes inferiores. El dorso y los costados presentan pequeñas manchas negras redondeadas o elípticas, que se transforman en bandas transversales en los costados de las patas y en anillos en la cola.
 
Los ojos del Gato Montés son de color verde amarillento y el rinario es rosado.
 
Su amplia distribución geográfica en Argentina va de la mano con una considerable variación de tamaño y coloración. Así, los ejemplares del sur son de mayor tamaño y coloración más pálida; los del norte son más oscuros y presentan un alto porcentaje de melanismo y por lo general los ejemplares del oeste poseen manchas de menor tamaño.
 
El macho es mayor y más robusto que la hembra.
Comparte: