El 28 de julio de 1950 Dalila de Costallat recibió la a certificación de la especialidad, conviertiéndose en la primera psicomotricista argentina. Obtuvo su formación en Francia y en su homenaje se instauró el Día del Psicomotricista.

El psicomotricista se ocupa, mediante los recursos específicos derivados de su formación, de abordar a la persona desde la mediación corporal y el movimiento. Su intervención va dirigida tanto a sujetos sanos como a quienes padecen cualquier tipo de trastornos y así sus áreas de intervención serán tanto a nivel educativo como reeducativo o terapéutico.

“La psicomotricidad es la disciplina educativa y terapéutica que permite el desarrollo integral de la persona, abordamos lo físico, afectivo y social, y está dirigida a todas las franjas etarias”, explicó a UnjuRadio María Moya, psicomotricista jujeña.

La especialista comentó que trabajan tanto con personas que presentan trastornos motores o discapacidad, como con “personas que no presentan ninguna patología, ya que también hacemos trabajo de estimulación”.

Para acudir a un psicomotricista se necesita la derivación de otros especialistas, actualmente “no existe la especialidad en el ámbito público”, por lo que se atiende en el ámbito privado y centros terapéuticos.

Comparte: