El profesor de educación física Gonzalo Dionicio, en su habitual columna para UnjuRadio, se refirió a los beneficios que brindan los ejercicios de elongación muscular, principalmente, después de realizar cualquier actividad física.

Los ejercicios de elongación son muy importantes para ganar flexibilidad, reducir tensión y minimizar lesiones musculares por sobre esfuerzo.

La flexibilidad juega un papel determinante en nuestro bienestar ya que una buena elasticidad ayuda a reducir el dolor muscular, prevenir lesiones y obtener mejores resultados en el entrenamiento.

Los estiramientos o ejercicios de elongación muscular son uno de los grandes aliados para poder ser más flexibles.

Al respecto, Dionicio recomendó que al finalizar la práctica de cualquier actividad física se deben elongar todos los músculos para evitar dolores posteriores, “tanto los músculos que trabajaron más como también aquellos que no tuvieron tanto protagonismo”.

En este sentido explicó que el proceso de elongación tiene dos motivos muy importantes:

. Por un lado, el volver al rélax muscular va a permitir que después de haber tenido una tensión el músculo vuelva a la distensión y, de esa manera, a su estado normal.

. Por otra parte, permite una mayor flexibilidad en la zona de las articulaciones y en los  músculos blandos como ser glúteos, cuádriceps, isquiotibiales, pectorales

Al respecto, el preparador físico recomendó elongar cada músculo entre diez y quince segundos por lo menos tres veces.

La elongación “se debe realizar todas las veces que se finalice una actividad física”. “Esto va a permitir la relajación del músculo” aseguró.

Además de prevenir dolores, con la elongación también se previene futuras lesiones. “Cuando no elongamos y el músculo no se relaja van apareciendo muchas contracturas, y la suma de estas contracturas pueden terminar en un desgarro” afirmó.

Por otra parte, Dionicio instó a las personas a incorporar los ejercicios de elongación en todas las etapas de su vida para mantener los músculos flexibles.  Sobre todo a las personas mayores de 30 años en las que “la elongación debe ser parte de su vida”.

“Hay que dedicarle por lo menos tres momentos en la semana a elongar durante diez o quince minutos” aconsejó.

Comparte: