La empresa familiar de una jujeña produce un café único en el país en la provincia de Salta. Se trata de 30 hectáreas de producción ubicadas en las yungas tropicales cercanas al Parque Nacional Baritú (de ahí el nombre del café).

El Café Baritú crece en la Yunga salteña, en el límite con Bolivia en el noroeste de la provincia de Salta.

En la selva tropical crece el café bajo los árboles nativos. Entre las variedades que hay se encuentran: Coffea arabica pura, colombiana pura y la Catuaí que es una fusión de dos variedades brasileñas.

Graciela Ortíz, dueña del emprendimiento Café Baritú, nació en Jujuy y se crió en el ramal salteño. En diálogo con UnjuRadio expresó que tienen una confitería en la capital de nuestra provincia y que próximamente abrirán otra en Salta.

Ortíz comentó que la política de su empresa desde un comienzo fue tratar de diferenciarse del resto por ser un producto artesanal, un producto natural y por ser un emprendimiento familiar y por eso trabajamos con la confiterías para que sea rentable”.

“No estamos en las góndolas de los supermercados porque no queremos competir con las grandes firmas y, aparte, para diferenciarnos” precisó.

Así mismo destacó que “se trata de un café argentino, cien por ciento natural. Es de todos nosotros, no viene de Brasil, de Colombia. Nuestra fortaleza es diferenciarnos para poder seguir creciendo”.

Además consideró que “el café adopta los sabores de los lugares en los que crece” y describió que “el café Baritú tiene un sabor achocolatado con un dejo acaramelado y frutal. Su sabor es equilibrado, no es un café agresivo”.

La emprendedora jujeña puntualizó que sus cafetales crecen bajo los árboles nativos de la selva tropical y estos le aportan el sabor que los identifica.

Por otra parte subrayó la importancia de ser los únicos que en estos momentos producen café en la Argentina.

 

 

 

Comparte: