Hace algunos días el ministro de Economía y Finanzas Públicas de Bolivia, Marcelo Montenegro, señaló que ese país intensificó los controles en la frontera con Argentina para evitar un aumento del contrabando de distintos productos.

“La devaluación hace más baratos muchos de los productos argentinos (…) y eso podría incentivar a que estos productos traten de ingresar legalmente o por el contrabando. (Pero) por el momento no deberíamos tener esa preocupación, nosotros sí ya hemos tomado las medidas”, dijo Montenegro en una entrevista con el programa Piedra, Papel y Tinta de ese país.

Así, la situación de la devaluación del peso argentino produjo una avalancha de ciudadanos bolivianos que ingresaron al país en los últimos días para comprar distintos productos y en cantidad. En ese contexto, el intendente de La Quiaca, Blas Gallardo en diálogo con UnjuRadio, indicó que la situación de aumento de compradores bolivianos en esa localidad “se viene dando desde hace un año”, ya que “la devaluación del peso argentino hizo que aumente la actividad comercial”.

“Los ciudadanos bolivianos compran en grandes cantidades a un bajo precio para ellos y esto repercute en el contrabando”, dijo y agregó que, tanto la aduana argentina como boliviana, “están trabajando para evitarlo”.

Además comentó que en las últimas semanas se visibilizó “la llegada de grandes camiones  a la ciudad provenientes de todo el país”. Si bien esta situación es habitual por el transporte de productos de exportación y de abastecimiento para la localidad fronteriza, “están llegando muchos camiones sin el remito correspondiente”.

Estos camiones transportan “mercaderías, carnes y pollos”, y “no tienen el remito que indique a donde llevan la mercadería y muchas veces tiene documentación adulterada”.

“Hay un promedio de 80 a 100 camiones por día que ingresan a La Quiaca”, precisó.

Sin embargo, la mayor afluencia de ciudadanos bolivianos a comprar a la Argentina significa también “un incremento en las habilitaciones de comercios mayoristas en la ciudad”, con un “control estricto de la nacionalidad de las personas que piden la habilitación”, manifestó y agregó que esto “genera un movimiento comercial muy importante”.

Sobre este movimiento comercial, y la especulación de los comerciantes argentinos respecto a los precios aclaró que “se está intimando a los comercios de La Quiaca a resolver esa situación”, ya que “perjudica a los consumidores argentinos”.

En este sentido, el periodista Juan Manuel Huertas, de la localidad boliviana de Villazón comentó que “la gente va a La Quiaca a comprar por el tipo de cambio, y no se acepta el peso argentino por la imprevisibilidad de los valores”.

Asimismo, señaló que “varios negocios en La Quiaca están optando por vender con la moneda boliviana”.

“No se regulan los precios en los comercios y cobran lo que quieren. Aún así, “los bolivianos compran por cajas”, lo que perjudica a los consumidores argentinos ya que hay aumento de precios “y no quieren vender los productos por unidad”.

Por otro lado, el periodista se refirió a los acontecimientos ocurridos el sábado pasado en el lado boliviano de la frontera cuando “los militares maltrataron a las personas que iban transportando mercadería”, lo que podría ocasionar que durante la jornada de este martes “se corte el Puente Internacional”.

“El problema se ocasionó cuando los militares, al bajar la mercadería de los colectivos que la transportaban, maltrataron a la gente, los gasificaron, los empujaron sin importar si eran mayores o mujeres, y por eso ellos hicieron una protesta el día sábado por la mañana en los almacenes de la aduana del lado boliviano”.

Los manifestantes reclaman, además de los hechos de violencia, “que no hay ningún acta de decomiso de la mercadería, y muchos argumentan que es utilizada por los propios funcionarios de la aduana para su propio consumo”.

Con el pasar de las horas la crisis empeoró y “tomaron como rehén a una funcionaria de la Aduana”, y luego el conflicto se trasladó al norte de Potosí y Tarija “donde tomaron la medida de bloquear los caminos”.

Durante la jornada de hoy, martes, estaba prevista una reunión entre funcionarios y los manifestantes pero “no llegaron a un acuerdo”, por lo que “sigue esta medida radicalizada de las personas manifestantes que tienen pensado hacer un bloqueo del Puente Internacional”, que actualmente está habilitado para transportar mercaderías.

Comparte: