El ejercicio físico contribuye a mantener la salud de la columna vertebral y ejerce una influencia beneficiosa sobre la salud general a lo largo de toda la vida.

La actividad física repercute de manera positiva en el desarrollo de la potencia, resistencia y  coordinación de la musculatura, que protege la estructura de la columna vertebral. Además a través de la actividad física se mejora el riego sanguíneo y hay un  aumento de la confianza en la capacidad física.

En este sentido, la columna es considerada como una zona muy delicada con la que hay que tener mucha precaución sobre todo cuando se empieza a hacer actividad física.

Para referirse al tema, Gonzalo Dionicio, profesor y preparador físico dialogó con UnjuRadio y manifestó que “hay que tener mucha precaución cuando hay dolores en la zona baja y que esto se da, frecuentemente cuando la persona tiene sobrepeso o cuando hace un mal movimiento”.

“A veces cuando queremos levantar algo pesado lo hacemos mal y es ahí donde empiezan los dolores en la parte baja” indicó.

Así mismo agregó que “también hay golpes y caídas que pueden repercutir en la parte de las dorsales y, en algunos casos, hay golpes traumáticos que repercuten en las cervicales y producen estos dolores”.

“Todo esto lleva a que las personas tengan debilidades en esa zona y que pierda sensibilidad o que haya  alguna afección” afirmó.

En estos casos lo que se debe hacer para cuidar la columna “es procurar que siempre tenga movilidad”.

A través de los movimientos se debe buscar que la columna vertebral tenga una presión interdiscal igualitaria. Es decir “que cuando yo levante, empuje, fraccione, la presión sea siempre igual para evitar los pinzamientos y las hernias de disco” señaló.

Por otra parte, Dionicio expresó que estos problemas pueden evitarse prestando atención a las siguientes recomendaciones:

. Mover la columna constantemente mediante ejercicios específicos.

. Fortalecer la columna vertebral con trabajos de fuerza que permitan que los músculos que rodean la columna estén constantemente fuertes.

. Buscar que la movilidad y la fuerza sean constantes.

“Cuidando estos tres parámetros  la columna va a tener la fuerza necesaria y suficiente para sostener cualquier movimiento o cualquier situación que yo pueda realizar” subrayó.

Al respecto puntualizó que “la actividad física siempre tiene que estar presente y se debe consultar a un profesor de educación física que nos pueda guiar correctamente para tratar esta parte primordial del cuerpo”.

 

 

Comparte: