La ministra de Economía, Silvina Batakis anunció que este viernes, 15 de julio, estará lista la implementación de la segmentación de tarifas de los servicios públicos de distribución de gas y energía eléctrica.

En conferencia de prensa, señaló que el viernes de esta semana “va a estar lista la implementación de la instrumentación del Decreto 332 de segmentación de tarifas para los distintos tipos de población”.

De esa forma, aquellos interesados en completar el formulario para acceder a los subsidios podrán hacerlo ingresando al sitio www.argentina.gob.ar.

El decreto fue publicado el 16 de junio pasado en un suplemento extraordinario del Boletín Oficial y, con esa medida, el presidente Alberto Fernández estableció “un régimen de segmentación de subsidios a usuarios y usuarias residenciales de los servicios públicos de energía eléctrica y gas natural por red, con el objeto de lograr valores de la energía razonables y susceptibles de ser aplicados con criterios de justicia y equidad distributiva”.

El régimen tiene vigencia “a partir de junio de 2022″, según el primer artículo de la norma, pero aún no se puso en práctica su implementación, algo que sucederá a partir del viernes, de acuerdo con lo anunciado por la titular del Palacio de Hacienda.

“Este viernes va a estar listo el registro para la segmentación de tarifas para los distintos tipos de población”, sostuvo Batakis en la conferencia de prensa.

La segmentación de tarifas prevé tres niveles de usuarios: los beneficiarios de la tarifa social, los que por su capacidad económica dejarán de tener tarifa subsidiada y, en el medio de esos dos extremos, los que podrán acceder a los subsidios.

En el primer caso, el aumento en todo 2022 no será superior al 40% de la variación salarial del año pasado (53,4%), que resulta equivalente al 21,36%.

Para el nivel medio, ese incremento será del 80% de la variación salarial de 2021, equivalente al 42,72%.

Los datos que los usuarios de gas y electricidad deberán completar en breve para solicitar la continuidad del subsidio a sus facturas energéticas, como parte de la política de segmentación que diferenciará de acuerdo a los niveles de ingresos y por la cual el 90% de los hogares podrán mantener el beneficio, podrán ser completados por la persona de manera on line o de manera presencial en organismos habilitados para tal fin.

Estos datos son el Documento Nacional de Identidad, el número de trámite del DNI, nombre, apellido, CUIL, género, fecha de nacimiento, datos socioeconómicos, situación laboral, datos de contacto, domicilio declarado por el usuario, código postal, relación con el domicilio, datos del servicio de luz, datos del servicio de gas y datos del grupo conviviente.

A este registro se deberán inscribir todas las personas que aspiren a mantener el subsidio, incluyendo las que perciben una jubilación, pensión o son beneficiarias de programas sociales como la Asignación Universal por Hijo, Progresar y Potenciar Trabajo.

En el caso de las personas que no tiene la factura a su nombre, podrán realizar la solicitud como usuario de los servicios indicando que no es la persona titular. Por lo tanto, también las familias que alquilen o residan en una propiedad que no les pertenece van a recibir el subsidio como usuaria de los servicios.

Finalmente, también se contempla que si una persona tiene más de un medidor a su nombre se subsidiará solo el servicio del domicilio en donde declare residencia.

La segmentación se realizará teniendo en cuenta los siguientes parámetros:

– en el caso del segmento de ingresos altos, alrededor del 10% del total alcanzado, son hogares que declaran reunir ingresos mensuales totales del hogar equivalentes o superiores a $348.869 (3,5 canastas básicas para un hogar tipo 2 según el INDEC), o tener 3 o más vehículos con una antigüedad menor a 5 años, 3 o más inmuebles, una embarcación, una aeronave de lujo o ser titular de activos societarios que demuestren capacidad económica plena.

En consecuencia, por su capacidad económica, estos hogares de ingresos altos tendrán una reducción de los subsidios gradual y en tercios bimestrales hasta alcanzar la cobertura plena del costo de la energía hacia fines de 2022.

– Para ser considerados sectores de ingresos medios, se debe cumplir alguna de las condiciones referidas a ingresos mensuales totales entre $99.677 y $348.869 (entre 1 y 3,5 canasta básicas para un hogar tipo 2 según INDEC), con excepción para hogares con un conviviente con Certificado Único de Discapacidad.

También se contempla si el titular posee hasta 2 inmuebles, un vehículo con menos de 3 años de antigüedad, con la misma excepción para conviviente con certificado de discapacidad.

– Finalmente, para el segmento de menores ingresos se considerarán los hogares con ingresos netos menores a $99.677 (1 canasta básica total para un hogar tipo 2 según INDEC), que no poseen 1 vehículo con menos de 3 años de antigüedad, hasta 1 inmueble, con excepción para aquellos con conviviente con certificado de discapacidad.

También serán incluidos aquellos con un integrante con Certificado de Vivienda expedido por el Registro Nacional de Barrios Populares (ReNaBaP), o que posea Pensión Vitalicia a Veteranos de Guerra del Atlántico Sur, o aquellos domicilios en donde funcione un comedero o merendero comunitario registrado en el Registro Nacional de Comedores y Merenderos Comunitarios de Organizaciones de la Sociedad Civil (Renacom).

En la actualidad, el Estado cubre, en promedio, más del 70% del costo de la energía que llega a los hogares, y hasta la implementación de este nuevo esquema aplicado hasta junio de 2022, el subsidio alcanzaba a los sectores de mayores ingresos.

Así, la nueva propuesta de segmentación tiene como objetivo asignar los subsidios a la energía según la capacidad económica de los hogares, manteniendo los subsidios en aquellos con ingresos bajos y medios que requieren de la asistencia estatal para pagar sus boletas de luz y gas.

Comparte: