El 11 de julio se celebra en Argentina el Día de las y los Meteorólogos en conmemoración al día de la creación del Centro Argentino de Meteorólogos (CAM) el 11 de julio de 1969.

El CAM, que congrega a profesionales de todo el país, tiene como principal objetivo promover el mejoramiento profesional de la actividad meteorológica en áreas tanto científicas como técnicas.

Además forma parte de la Federación Latinoamericana de Sociedades de Meteorología (FLISMET) y del Foro Internacional de Sociedades de Meteorología (IFMS).

Entre varios puntos destacados a lo largo de estos años, el CAM impulsó la transferencia del Servicio Meteorológico Nacional del Comando de Regiones Aéreas de la Fuerza Aérea Argentina al ámbito del Ministerio de Defensa, en el año 2007.

Edita en forma ininterrumpida desde 1970 su revista “Meteorológica”, en donde los profesionales del área o afines publican trabajos relacionados con las ciencias de la atmósfera y oceanografía. Además, organiza el Congreso Argentino de Meteorólogos (CONGREMET) cada 3 años, el cual es el único en el país abocado en esta especialidad.

En el país existen pocas carreras  para ser profesional en meteorología; además son de distinta duración y complejidad, según cómo aborden el estudio del amplio abanico de los procesos que se desarrollan en la atmósfera.

El mundo de la atmósfera, su composición y dinámica, los fenómenos que se desarrollan en ella y su interacción con la superficie terretre y otros sistemas naturales, son algunas de la temáticas que se analizan en esta carrera.

La Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad Nacional de Buenos Aires, es la primera en la que se inauguró la Licenciatura en Ciencias de la Atmósfera.

Esta sede de la UBA fue la única facultad del país que brindó la posibilidad de capacitarse profesionalmente como especialista en meteorología durante 60 años. Además fue pionera en el mundo de habla hispana (inicio en 1953). Actualmente, es referente en formación para América Latina de la Organización Meteorológica Mundial.

Al finalizar el año 2012, en la Universidad Nacional de La Plata se aprobó la creación de la carrera de Meteorología y Ciencias de la Atmósfera, convirtiéndose de esta manera en la segunda universidad pública del país en contar con ese título de grado. La Facultad de Ciencias Astronómicas y Geofísicas de esa universidad, cuenta con la carrera de licenciatura en esa área, con un título intermedio como Técnico en Meteorología, otorgado en el tercer año de la carrera.

Luego en 2019, la Universidad Nacional de los Comechingones (UNLC), en San Luis, también instauró la carrera de Ciencias de la Atmósfera y Meteorología Aplicada.

Existen dos cursos cortos (con título oficial): uno en la ciudad de Bahía Blanca en la Escuela de Suboficiales de la Armada de Instituto Universitario Naval, la carrera de Técnico Superior Meteorólogo; y además en las sedes del Servicio Meteorológico Nacional, se dicta un curso breve de Observador Meteorológico de Superficie, con la posibilidad de realizarlo en distintas partes del país.

En un escenario mundial signado por el cambio climático esta profesión necesita incorporar cada vez más personas capacitadas para que ayuden a resolver las distintas situaciones que ya comenzamos a enfrentar.

Las aplicaciones de la meteorología como el desarrollo de tecnologías y metodologías aplicadas a la predicción meteorológica de calidad y a la generación de indicadores productivos y ambientales, capaces de mejorar la sustentabilidad de los sectores de la producción, la prevención de emergencias ambientales y la adaptación al cambio climático, son algunas de las tareas de meteorólogos y meteorólogas.

Comparte: