Este sábado pasadas las 20.30 en el Glaciar Martial, ubicado en la zona alta de Ushuaia, se produjo un gran desprendimiento de nieve y se deslizó montaña abajo y sorprendió a dos jóvenes que practicaban esquí de travesía. Uno de ellos estuvo más de una hora enterrado bajo un metro y medio de nieve a raíz de la avalancha y pudo ser rescatado el sábado a la noche gracias a la pericia de “Tango”, un perro entrenado para este tipo de siniestros que marcó el lugar donde se encontraba la víctima y posibilitó que lo encontraran con vida.
El otro joven sufrió golpes en una rodilla pero logró eludir la avalancha y pedir ayuda, mientras que su compañero quedó bajo la nieve.
 
De inmediato, integrantes de la Comisión de Auxilio de Ushuaia activaron el protocolo de rescate y se dispuso un operativo de búsqueda con base en la parte inferior del glaciar.
 
Uno de los primeros rescatistas en acudir al llamado de emergencia fue el cabo primero del Cuartel de Bomberos “2 de abril”, Julián Elizari, en compañía de su perro “Tango”, un labrador de 10 años entrenado en búsqueda de personas para casos de avalanchas o estructuras colapsadas.
 
“Estábamos en medio de una cena. Yo siempre tengo la mochila preparada. La familia ya sabe. Uno te pasa el pantalón de invierno, otro las linternas. Tango se pone a saltar porque para él es un juego”, contó Elizari en diálogo con Télam.
Cuando el muchacho que pidió auxilio me marcó el lugar, Tango empezó a hacer su trabajo. Recorrió unos 10 metros y empezó a ladrar y a rascar la nieve. Lo había encontrado”, relató el bombero.
Comparte: